Mueren 65 partidarios de Morsi en Egipto

Las fuerzas de seguridad chocaron el sábado con partidarios del derrocado presidente de Egipto y 65 manifestantes murieron, informó el Ministerio de Salud, el incidente de violencia más sangriento en el país desde que el ejército depuso a Mohamed Morsi.

En escenas caóticas en la madrugada, charcos de sangre teñían el suelo y los cuerpos estaban alineados debajo de sábanas blancas en un hospital improvisado cerca del lugar de los combates en el este de El Cairo, mientras los médicos se esforzaban por atender a decenas de heridos.

Las autoridades militares se sienten envalentonadas después que millones de personas participaron en manifestaciones en todo el país el viernes convocadas por el jefe del ejército en apoyo a que use mano dura contra lo que calificó de "terrorismo".

El vicepresidente interino Mohamed ElBaradei, activista en favor de la democracia que apoyó el derrocamiento militar de Morsi, hizo una de las pocas críticas al derramamiento de sangre bajo el nuevo liderazgo apoyado por el ejército.

"Condeno vehementemente el uso excesivo de la fuerza y ??la caída de las víctimas", escribió en un tuit, aunque no fincó responsabilidades directas con respecto al uso de la fuerza. Agregó que "está trabajando muy duro y en todas las direcciones para acabar con esta confrontación de una manera pacífica".

El derramamiento de sangre también refleja la disposición de los islamistas a desafiar a las fuerzas de seguridad ahora que los seguidores de Morsi tratan de conseguir el apoyo del público a su causa.

El enfrentamiento, que comenzó antes del amanecer y se extendió a lo largo de varias horas, fue el brote de violencia más mortífero desde que el ejército derrocó a Morsi el 3 de julio a raíz de protestas masivas que exigían su renuncia. Poco después de la caída de Morsi, más de 50 de sus partidarios murieron en un estallido similar de violencia afuera un cuartel de la Guardia Republicana.

Una figura destacada de la Hermandad Musulmana de Morsi, Mohamed el-Beltagi, atribuyó la violencia a la exhortación hecha por el jefe del Ejército, el general Abdel-Fatá el-Sisi, para que la gente acudiera a las manifestaciones del viernes.

"Este es el mandato de el-Sisi de anoche, cometer masacres y derramamiento de sangre contra manifestantes pacíficos que denuncian el golpe de Estado", afirmó el-Beltagi en un comunicado en su página de Facebook.

Los enfrentamientos comenzaron después de que una multitud de partidarios de Morsi salieron el viernes por la noche de su principal campamento en el que se manifiestan desde hace casi tres semanas, frente a la mezquita de Rabá al-Adauiya.

Algunos de ellos se instalaron en un bulevar importante cercano, bloqueando el tránsito. Comenzaron a poner tiendas de campaña allí y planean quedarse por lo menos tres días, dijo Mahmud Zaqzuq, portavoz de la Hermandad. Otros se fueron a un puente cerca de allí, dijo a The Associated Press.

La policía entró y disparó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud alrededor de las 2 de la mañana, y los manifestantes respondieron con piedras. Los enfrentamientos tuvieron lugar cerca de un monumento al ex presidente Anwar Sadat, asesinado en 1981.

Se escucharon también disparos, al parecer de ambas partes, dijo un testigo, Mosa'ab Elshami, un fotógrafo independiente, aunque no pudo identificar quién comenzó a disparar.

Jaled el-Khatib, portavoz del Ministerio de Salud, dijo que 65 personas murieron en la violencia. Nueve más perdieron la vida desde el viernes en enfrentamientos en la ciudad de Alejandría en el Mediterráneo, agregó. A nivel nacional, casi 750 personas resultaron heridas en diversos incidentes de violencia, 270 de ellas en el derramamiento de sangre en El Cairo.

Un portavoz de la Hermandad, Ahmed Aref, dijo a periodistas que 66 personas fallecieron en los choques en El Cairo y que otras 61 estaban "clínicamente muertas". No dio más detalles sobre su estado de salud, pero sus comentarios dejan entrever que la cifra de muertos podría elevarse.

___

Los periodistas de The Associated Press Aya Batrawy y Mariam Rizk contribuyeron a este despacho.