Conmemoran armisticio en Corea del Norte

Soldados que marchaban a paso de ganso y un desfile de equipos militares fueron el centro de una actividad cuidadosamente coreografiada el viernes en Pyongyang con el fin de crear miedo entre los adversarios de Corea del Norte y aglutinar al pueblo en apoyo al gobernante Kim Jong Un en el 60mo aniversario del armisticio que puso fin a la Guerra de Corea.

El vistoso desfile de armas y soldados recuerda los realizados en la Unión Soviética y China durante los momentos más álgidos de la Guerra Fría. Es una de las pocas oportunidades de que el mundo pueda echar un vistazo a las fuerzas armadas norcoreanas, y Pyongyang usa con frecuencia la ocasión para revelar nuevos equipos militares, aunque no siempre estén operativos.

Ante una marea de espectadores movilizados para corear y hacer ondear banderas, Kim observó el desfile desde una plataforma, acompañado de altos oficiales militares con sus uniformes verde oliva y el pecho lleno de medallas.

El desfile se celebró para conmemorar una fecha que los norcoreanos llaman "Día de la Victoria en la Guerra de Liberación de la Patria", aunque en realidad se trata de una tregua y la Península de Corea sigue técnicamente en guerra. Las hostilidades duraron de 1950 a 1953.

Para conmemorar el aniversario, durante los últimos días Corea del Norte ha celebrado concentraciones masivas en la capital y elaborados espectáculos de fuegos artificiales.

Las conmemoraciones del año pasado, celebradas en abril y que se dedicaron al centenario del nacimiento del fundador de la nación, Kim Il Sung, el abuelo de Jong Un, crearon un gran alboroto entre los observadores militares cuando se hizo desfilar un misterioso cohete de largo alcance, conocido en el extranjero como KN-08. La mayoría de los observadores opinan ahora que los cohetes eran maquetas colocadas sobre lanzadores móviles que aparentemente recibieron de China, posiblemente en violación del embargo de armas de la ONU sobre Corea del Norte.

La tradición del desfile data de la fundación de las fuerzas armadas norcoreanas en 1948. Pocos países continúan presentando sus armas en plazas públicas con tanta pompa. Pero Pyongyang ha mantenido la tradición porque sus líderes opinan que es una buena forma de mostrar al mundo las cosas que sus militares desean presentar, al tiempo que envían un fuerte mensaje a la población nacional sobre el poder de la elite gobernante.

Pero eso puede ser riesgoso.

Casi tan pronto como terminó el desfile del año pasado, expertos militares de todo el mundo dijeron lo que pensaban de las estrellas del espectáculo: los cohetes KN-08 de largo alcance eran maquetas de un diseño que aún está siendo perfeccionado y que probablemente todavía no podía volar, a pesar de las afirmaciones de Corea del Norte de que tiene la capacidad de golpear a Estados Unidos con cohetes intercontinentales con ojivas nucleares.

"No cabe duda que han aprendido que pueden perder alguna reputación al mostrar maquetas", dijo Marcus Schiller, ingeniero aeroespacial del sector privado en Alemania, considerado una de las principales autoridades mundiales en la capacidad coheteril de Corea del Norte.