Líderes de A. Latina homenajean revolución cubana

Cuba conmemoró el 60 aniversario del Asalto al Cuartel Moncada con la presencia de mandatarios y personalidades latinoamericanas que convirtieron el acto en un foro para lanzar fuertes críticas a Estados Unidos y defender la isla.

"Estar en Cuba siempre es una fuente de inspiración de lucha contra el capitalismo y el imperialismo", dijo el presidente boliviano Evo Morales, uno de los oradores de la jornada en la oriental ciudad de Santiago, a 900 kilómetros de la capital.

La fecha es una de las efemérides revolucionarias más importantes de la isla.

Encabezados por el presidente Raúl Castro, miles de cubanos se dieron cita para el encuentro, entre ellos muchos veteranos asaltantes al Cuartel Moncada quienes en 1953 intentaron sin éxito tomar la fortaleza militar, acción que es considerada el inicio de la lucha revolucionaria en la isla.

Raúl Castro tuvo a su cargo el discurso de clausura de la ceremonia que se concentró en la reseña histórica del asalto y las luchas posteriores, pero no hizo mención específica del proceso de reformas económicas actual de la isla ni se produjeron anuncios políticos por su parte.

"La presencia de todos ellos en este acto", expresó Raúl Castro en relación a los mandatarios invitados, "constituye una manifestación fehaciente de apoyo y solidaridad con la revolución cubana", agregó.

En primera fila además de Morales estaban el venezolano Nicolás Maduro, el uruguayo José Mujica y el nicaragüense Daniel Ortega, fuertes aliados políticos en el continente de la revolución cubana.

Uno tras otro los mandatarios subieron al escenario para pronunciar breves discursos en los cuales acusaron a Estados Unidos de pretender asfixiar a la revolución cubana y a los procesos sociales actuales en el continente por ser contrarios a sus intereses.

"Hoy es el día de (José) Martí, de Fidel (Castro)... de la rebeldía", dijo Maduro al abrir la lista de oradores. "El asalto al Cuartel Moncada sin lugar a dudas fue la respuesta histórica en el siglo XX de una juventud que se atrevió a señalar un camino".

El acto cultural y político se realizó en el antiguo fuerte militar convertido en una escuela tras el triunfo de la revolución en 1959 y fue transmitido en vivo por la televisión cubana.

Frente a la tarima de oradores se colocó una fotografía gigante del líder cubano Fidel Castro, quien se retiró del poder en 2006 al sufrir una enfermedad que lo puso al borde de la muerte, pero fue el inspirador de la toma del fuerte militar hace 60 años.

"El mundo es diversidad, respeto, dignidad y tolerancia, y que nadie tiene derecho por ser grande y fuerte a aplastar a los pequeños... es la lección de estos 60 años de revolución", expresó por su parte el mandatario uruguayo, Mujica.

Las paredes pintadas de amarillo de la fortaleza militar, conservadas de manera ex profesa, todavía guardan los impactos de bala del fallido asalto.

Entre los gobernantes caribeños estuvieron en el acto Winston Baldwin Spencer y Kenny Davis Anthony, primeros ministros de Antigua y Barbuda y de Santa Lucía, respectivamente.

A su turno los caribeños también criticaron a Estados Unidos por mantener sanciones contra Cuba e incluir a la isla en la lista de las naciones terroristas; mientras agradecieron a La Habana por el envío sistemático de médicos y cooperación para los sectores más vulnerables de sus naciones.

Las palabras más fuertes estuvieron en boca del canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

"El patio trasero de los Estados Unidos no está más en Latinoamérica", dijo Patiño con tono contundente.

"Aquí están los jefes de Estado que son hijos de la revolución cubana, que son hijos del asalto al Cuartel Moncada dirigiendo sus países", comentó Patiño.

En la incursión del 26 de julio de 1953 Fidel Castro y un grupo de jóvenes intentaron fallidamente tomar los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. Muchos de ellos murieron en el asalto y otros más fueron apresados, incluyendo los hermanos Castro, pero a partir de allí se fraguó una revolución contra el dictador Fulgencio Batista que triunfó finalmente en 1959.

Varios de los mandatarios que llegaron a Cuba para la ceremonia se formaron precisamente al calor del movimiento rebelde e incluso, como Mujica, se hicieron guerrilleros en sus países en la década de 1960 al calor del ejemplo de la isla.

Desde el triunfo de la revolución en la isla, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se deterioraron rápidamente hasta llevar a la ruptura diplomática y posteriores sanciones por parte de Washington a fin de cambiar el sistema político de la isla.

Durante décadas Cuba estuvo aislada de las demás naciones del continente, pero el advenimiento de nuevos gobiernos izquierdistas en la región mejoró su situación en el área.

-----

La corresponsal de The Associated Press en La Habana, Anne-Marie García, contribuyó con este reporte.

-----

Andrea Rodríguez está en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP