Monjas brasileñas reciben papa como superestrella

Quien crea que las monjas de clausura son un ejemplo de recato, está equivocado. Unas 40 hermanas literalmente perdieron el control cuando se encontraron el miércoles con el papa Francisco que las saludó después de oficiar una misa en el Santuario Nuestra Señora de Aparecida.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que las monjas de clausura recibieron al papa como si fuera una estrella de cine.

"Este encuentro con las monjas de clausura ha sido una de las cosas más extraordinarias de este día, porque las monjas, que pensábamos que eran muy serias, estaban descontroladas", comentó Lombardi entre carcajadas.

Las hermanas dejaron desbordar su entusiasmo cuando el papa fue a su encuentro en un patio del seminario Bom Jesus, dentro del complejo del santuario de Aparecida, donde lo aguardaron empapadas por la lluvia que no paraba de caer.

Lombardi relató que una de las monjas abrazó al pontífice para tomarse una foto, y después todas las demás hicieron lo mismo.

"Todas llevaron libros para que se los firmaran y él (papa) los firmó todos", dijo Lombardi.

El encuentro con las monjas fue privado y no aparecía en la agenda de Francisco y ocurrió después de oficiar una misa para más de 150.000 personas en Aparecida, principal centro de peregrinación católica en Brasil.

---------------

Con producto interactivo: http://hosted.ap.org/interactives/2013/papa-benedicto-es/

---------------

Siga a Marco Sibaja en Twitter https://twitter.com/marcosibaja