Perú: Revocan 10 funcionarios, cambian 3 ministros

El Congreso peruano anuló el miércoles el nombramiento de diez funcionarios sobre los cuales existía la percepción de que fueron elegidos por acuerdos políticos y no por sus méritos, mientras que el presidente Ollanta Humala juramentó a tres nuevas ministras tras la renuncia de sus antecesores.

En una sesión de 17 minutos y sin debate, los parlamentarios votaron a favor de "dejar sin efecto" el nombramiento de seis integrantes del Tribunal Constitucional, tres miembros del banco central y la Defensora del Pueblo. Con ello, el Congreso intentó aplacar la ira de universitarios, la izquierda moderada y ciudadanos de clase media que chocaron con la policía el miércoles pasado y el lunes en las calles de Lima para pedir la anulación de los nombramientos. Sus reemplazos aún no han sido nombrados.

Las críticas contra los miembros del Tribunal Constitucional apuntaban a dos ex legisladores oficialistas y al abogado Rolando Souza, cuyo bufete defendió a violadores de derechos humanos y procesados por lavado de activos y corrupción. Por su parte la defensora del Pueblo, Pilar Freitas, ha sido cuestionada por recibir remuneraciones de más de un cargo público a la vez.

"El costo ha sido alto para Humala, a quien le estalla en la cara la peor crisis de su gobierno a una semana del discurso que debe pronunciar (el domingo) por las Fiestas Patrias", dijo el analista político Nelson Manrique al diario La República.

A las protestas se sumó la renuncia por motivos personales de tres ministros que fueron reemplazados por tres mujeres: Blanca Silva en la cartera de Comercio Exterior, Diana Álvarez en Cultura y Mónica Rubio en Desarrollo.

El malestar ciudadano se produce en medio de la mayor caída de la popularidad del presidente Ollanta Humala, que en julio bajó a 33%, según un sondeo nacional de Ipsos Perú publicado el domingo. El mandatario ha sido criticado por preocuparse poco por combatir la delincuencia, que azota a los pobres y que fue la promesa que lo catapultó al poder en 2011.

Asimismo, encara una huelga de miles de médicos, enfermeras y laboratoristas que exigen mejores sueldos.