Candidato a alcalde de NY, ante nuevo escándalo

Cuando Anthony Weiner renunció al Congreso de Estados Unidos y se disculpó por los mensajes de texto que habían destruido su carrera, una figura clave brillaba por su ausencia: su esposa Huma Abedin, en ese entonces embarazada.

Weiner reapareció el martes, entonando un mea culpa público por un nuevo escándalo de textos de tono subido que estalló en medio de la puja electoral para alcalde, en la que espera rehabilitar su futuro político, pero el candidato demócrata no sólo estaba allí con pretensiones de afirmación sino además con Abedin a su lado.

"Lo amo, lo he perdonado, creo en él", dijo la mujer y el nuevo escándalo. "Es algo entre nosotros", agregó, dando un mensaje que podría resonar entre los votantes.

Después que el cibersitio de chismes The Dirty publicó mensajes de texto censurables y la foto de una entrepierna que, según dijo, el exlegislador envió a una mujer no identificada, Weiner admitió que había enviado ese tipo de mensajes hasta el verano del año pasado, más de un año después que renunció a la Cámara de Representantes debido a un comportamiento similar con por lo menos media decena de mujeres.

Con una Abedin sonriente a su lado, aseguró en una conferencia de prensa que "esto ha quedado totalmente atrás" y ambos dejaron en claro que seguirá adelante con su campaña.

"Quiero aportar mi visión a la gente de la ciudad de Nueva York. Espero que estén dispuestos a seguir dándome una segunda oportunidad", dijo Weiner. Después concurrió a un foro sobre cuestiones de varones homosexuales, donde fue muy bien recibido.

Weiner, de 48 años, ha estado cerca del tope de la mayoría de las encuestas desde que entró en la carrera en mayo. La nueva revelación podría poner a prueba la disposición de los votantes a perdonarlo. El New York Times, el Daily News y algunos de los candidatos rivales le exhortaron a retirar su candidatura.

Sin embargo, el respaldo visible de Abedin, durante mucho tiempo asesora de la ex secretaria de estado Hillary Rodham Clinton, podría ganarle apoyo, por otra parte.

"No creo que sea un buen indicio" que el comportamiento de Weiner prosiguiera aun después de su renuncia, comentó Andrew Taub, de 22 años, que trabaja en finanzas. "Sin embargo, creo que para alguna gente que espera algún indicio, algo que impulse su carrera, es muy elocuente" el apoyo de su mujer.

Sea como fuere, la revelación vuelve a poner en el tapete las indiscreciones y el juicio de Weiner y los analistas políticos consideran que puede ser perjudicial. "Dificulta creer que ha dejado todo eso atrás", comentó el ex asambleísta estatal demócrata Michael Benjamin, ahora asesor político.

Y algunos votantes que se mostraban dispuestos a darle una segunda oportunidad podrían resistirse a seguir creyendo en él.

"Tuvo una oportunidad de redimirse y si lo hizo dos veces, realmente volvió a traicionar la confianza del público", afirmó Jeremy Green. "Creo que se ha pasado de la línea".

___

Jonathan Lemire está en Twitter como: @JonLemire

___

Los periodistas de Associated Press Jennifer Peltz, Meghan Barr, Jake Pearson y Deepti Hajela contribuyeron a este despacho.