Homosexualidad
Dos homosexuales cogidos de la mano. ARCHIVO

Un juez federal ha autorizado este lunes que sigan celebrándose los matrimonios entre homosexuales en Utah, con lo que denegó una solicitud del estado para detener esas bodas hasta que se emita un fallo en torno a una apelación.

El juez federal de distrito Robert J. Shelby tomó su decisión tres días después de que revocó la prohibición estatal en torno a los matrimonios entre personas del mismo sexo, al determinar que es inconstitucional. Se espera que abogados de Utah presenten su solicitud ante un tribunal de mayor instancia con el fin de que detenga el proceso.

El secretario del condado en Salt Lake City comenzó a emitir licencias inmediatamente después del fallo de Shelby el viernes, y cientos de parejas gay esperaban a ser casadas el lunes.

Iglesia mormona

El fallo ha llamado especialmente la atención ante la larga oposición en Utah a este tipo de matrimonios y su posición como sede de la Iglesia mormona.

Los abogados del estado libraron una batalla legal por varios frentes para tratar de impedir las bodas entre parejas del mismo sexo.

Una corte federal de apelaciones rechazó el domingo una solicitud de emergencia del estado para detener el fallo, bajo el argumento de que no podía impedir un fallo cuando Shelby aún no lo había dictado. La corte rechazó rápidamente una segunda solicitud de Utah el lunes.

Bodas de inmediato

Tras el sorpresivo fallo de Shelby del viernes por la tarde, las parejas de homosexuales llegaron rápidamente a la oficina del secretario en Salt Lake City para obtener permisos de matrimonio. Más de 100 parejas se casaron mientras las otras las felicitaban en lo que se convirtió en una celebración improvisada en el edificio del secretario, ubicado a escasos 5 kilómetros (tres millas) de la sede de la Iglesia mormona.

El lunes por la mañana unas 25 parejas estaban formadas frente a la oficina del secretario en el condado de Davis. La primera pareja llegó a las 6:00 a.m. y se casó inmediatamente después de recibir su licencia.

Por ahora uno de los estados considerados más conservadores de Estados Unidos se ha sumado a otros como California y Nueva York para ser el número 18 en legalizar el matrimonio gay. Expertos en leyes han dicho que incluso si un juez pusiera un alto a las bodas, las licencias que ya han sido emitidas seguramente seguirían siendo válidas.