´Drones´
Imagen de un MQ-9 Reaper, uno de los modelos de ´drones´ que utiliza Estados Unidos. US Air Force

Durante 2013 tratamos de impresionar a nuestros amigos bailando twerking y abusamos del selfies. Te presentamos algunas palabras que aterrizaron durante los últimos doce meses en nuestro vocabulario. La mayoría son de reciente creación; el resto, términos ya existentes que hasta ahora no habíamos acomodado en nuestras conversaciones cotidianas.  

Bitcoin: Algunos se refieren a él como ‘la nueva fiebre del oro’. Este dinero virtual, cuyo valor se basa en la confianza de los usuarios, permite pagar online desde un libro a la factura del dentista. Y todo ello sin pasar por el banco.

Brostep: Liderado por el artista Skrillex, es el último estilo musical que agita los circuitos más cool. Pertenece al ámbito de la electrónica y “suena como si te gritan en la cara durante una hora”, ha bromeado  Rusko, uno de sus antiguos precursores.

Coworking: Su definición más romántica alude a un ecosistema de ideas, sinergias y proyectos empresariales. La más práctica, a una fórmula que permite a autónomos compartir un mismo espacio de trabajo con el fin de reducir costes.

Drones: Aviones no tripulados y, últimamente, una de las armas predilectas de Estados Unidos para combatir el terrorismo en países como Pakistán o Yemen. Operados desde la distancia, matan de forma anónima y barata. Sin embargo, sus aplicaciones fuera del terreno bélico son infinitas: desde reparto de paquetes hasta detección de incendios o salvavidas en las playas.

Harlem Shake: Baile estrambótico y machacón que en primavera protagonizó un gran fenómeno viral en Internet. Al grito de “¡A los terroristas!”, proferido por el rapero Héctor Delgado, los usuarios se grababan participando en una curiosa y repetitiva danza colectiva. 

Misericordina: La medicina que receta el papa Francisco para velar por los frutos de la fe. ¿Su composición? Cincuenta y nueve gránulos para el corazón, una dosis de Corona Divinae Misericordiae y otra de Imago Iesu Misericordis.

El 'naming' consiste en reabutizar edificios e instalaciones con el nombre del patrocinador 

One directioner: Adolescente por lo general de sexo femenino que posee la discografía completa del grupo One Direction, sabe de memoria la letra de todas sus canciones, no le importa esperar largas colas para acceder a un concierto de esa banda y sufre paroxismos nerviosos al tener a sus miembros a pocos metros de distancia.

Phablet: El tamaño importa. Al menos, en el mundo de la tecnología. El phablet es una minitableta, es decir, un smarphone gigante. El Samsung Galaxy Note abrió a la veda hace un par de años. Ahora, nuevos agentes, entre ellos el Xperia Z Ultra, se suman a la contienda.

Selfies: Según el Oxford Dictionary, la palabra del año. Consiste en fotografiarse a uno mismo con el móvil para compartir después esas imágenes en Internet.

Twerking: Rítmicas y veloces sacudidas de nalgas con las que  Miley Cyrus escandalizó al público de la última gala de los premios MTV Video. Beyoncé y Rihanna son otras de sus precursoras.

Vapear (también, vapeo): Dícese del acto de fumar cigarros electrónicos, los cuales funcionan mediante inhalación de vapor. Hoy luchan contra una campaña de descrédito que sostiene que este hobby no es tan inofensivo como aseguran sus responsables.