La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos pondrá a prueba en la frontera de Texas con México tres nuevos sistemas de vigilancia a bordo de globos aerostáticos para detectar, identificar y monitorear el cruce de indocumentados y traficantes de droga.

Los globos, no tripulados y sujetos a tierra por un cable, servirían de plataforma a tres sistemas de sofisticados sensores que operan en forma similar a las cámaras de video para detectar, monitorear y grabar la actividad en áreas de decenas de kilómetros en tierra.

Serán no tripulados y sujetos a tierra por un cable La información captada por los sensores y las cámaras, es transmitida en tiempo real a operadores que pueden alertar a los agentes fronterizos en tierra sobre los cruces ilegales que están ocurriendo a decenas de kilómetros de distancia.

La tecnología de los globos aerostáticos fue utilizada por el Departamento de Defensa en Irak y Afganistán.

Las pruebas forman parte de un proyecto orientado a establecer una red de vigilancia de alta tecnología capaz de detectar todo tipo de cruces ilegales, especialmente en áreas remotas a lo largo de la frontera con México.

"Esto nos va a dar una capacidad que no tenemos aquí", explicó Rosendo Hinojosa, jefe de la Patrulla Fronteriza en el sector del Río Grande, al mostrar este jueves uno de los globos aerostáticos en la comunidad fronteriza de Peñitas, al oeste de McAllen.

La Patrulla Fronteriza comenzó a probar esta forma de vigilancia el año pasado en la frontera de Arizona con México y la corporación confía en que pueda ser igualmente eficaz contra el tráfico de drogas y cruce de indocumentados en el sur de Texas.