Frontera
Frontera de EU con México. Gingrey House page

Un juez federal en Texas cree que el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos está coadyuvando en las confabulaciones para el contrabando de niños al país cuando ayuda a reunirlos con sus padres a sabiendas de que éstos residen sin permiso legal en suelo norteamericano.

Recientemente condenó a un traficante a diez meses de prisión El juez federal de distrito en Brownsville, Andrew Hanen, hizo sus comentarios en una orden de 10 páginas publicada la semana pasada en la conclusión de un caso de contrabando de inmigrantes. Hanen manifestó su frustración por tener en el último mes cuatro casos similares en los que un niño que llegó solo a Estados Unidos sin permiso legal y fue reunido con un familiar que estaba en el país ilegalmente.

En el caso más reciente, Hanen condenó a un traficante a 10 meses de prisión, pero fustigó al gobierno de Estados Unidos por no haber arrestado y deportado a la madre que contrató al contrabandista.

Aunque los comentarios del juez no tienen la capacidad de cambiar la política federal sobre contrabando de niños, ofrecen una dura crítica de un juez que regularmente maneja temas fronterizos pero no es conocido por hablar abiertamente sobre inmigración.

El caso involucró a una mujer que fue arrestada en un puente internacional en Brownsville tratando de usar el acta de nacimiento de su hija para contrabandear a una niña de 10 años de El Salvador. La menor entonces fue reunida con su madre, una inmigrante que vive en Virginia.

"En lugar de arrestar a la madre del niño por instigar la confabulación ilícita para violar nuestras leyes de seguridad fronteriza, el Departamento de Seguridad Nacional le entregó la niña a ella, lo que completó con éxito la misión de la conspiración para delinquir", escribió el juez.

La oficina de Hanen dijo el jueves que el juez no comentará sobre la orden. La portavoz del Departamento de Seguridad Nacional Marsha Catron indicó en un comunicado que el DHS sigue las leyes cuando se trata de menores que no van acompañados.

"El DHS protege a los menores que no van acompañados debido al tráfico humano, avisa a las autoridades adecuadas y luego pone a los niños bajo la custodia de Servicios Sociales", indicó la vocera.

Durante años, el gobierno estadounidense ha vuelto una prioridad reunir con los padres a los niños que viajan solos, independientemente de su estatus migratorio mientras esperan sus casos en cortes migratorias. La orden de Hanen no menciona que los niños permanecen en proceso de deportación después de ser reunidos con sus padres.