La bolsa de la lotería Mega Millions llegó este martes a unos 636 millones de dólares, el segundo más grande de la historia de Estados Unidos.

Se había estimado el premio mayor en 586 millones, pero los funcionarios de la lotería elevaron el pronóstico debido a las fuertes ventas en horas anteriores al sorteo a efectuarse en la noche. El récord de 656 millones de dólares corresponde a un sorteo Mega Millions de marzo de 2012.

El ganador puede optar por cobrar una suma en efectivo, que en este caso sería de 341 millones de dólares antes del descuento de impuestos.

Fuertes ventas

Paula Otto, directora de Mega Millions, dijo que las ventas superaron todas las expectativas. Se prevé que se venderá el 70% de las combinaciones posibles.

Nuestras ventas para el sorteo de esta noche serán superiores a los 300 millones"Nuestras ventas para el sorteo de esta noche serán superiores a los 300 millones", dijo Otto, quien también funge como directora ejecutiva de la Lotería de Virginia. "Ayer habíamos calculado que obtendríamos aproximadamente 240 millones de dólares en ventas".

Indicó que si no hay ganadores el martes ni en el sorteo del viernes, el pozo podría llegar a 800 millones para el viernes y mil millones para la semana entrante, una suma sin precedentes tanto para Mega Millions como Powerball, las dos loterías más grandes del país.

Muy pocas probabilidades

El ganador tendrá que coincidir seis números y uno adicional llamado "mega". Cada combinación cuesta un dólar.

Hay cerca de 260 millones de posibles combinaciones con las siete cifras de dos dígitos que tienen los billetes de lotería de Mega Millions.

Mega Millions cambió sus reglas en octubre para agrandar los pozos al reducir las probabilidades de ganar el premio mayor. Esas probabilidades son ahora de 1 en 259 millones.

Expertos consultados y matemáticos insisten en advertir que sería más probable ser alcanzado por un asteroide que ganarse el premio mayor.

Un rayo puede matar a una persona en diez mil posibilidades; ser atacado y muerto por un tiburón uno en 11 millones 500 mil posibilidades; morir por la caída de un asteroide uno en 12,500 y tener cuadrúples uno en 15 millones.

Euforia por el sorteo

En el condado de Los Ángeles los sitios en donde en el pasado se vanaglorian de haber tenido números ganadores de otros sorteos, son los que registran interminables filas de compradores soñadores por el boleto que les cambie la vida.

Compraría casas y coches para todos y me dedicaría a viajar"A mi la verdad no me interesa ni el rayo ni el accidente ni el tiburon yo lo que quiero es ganar la lotería", declaró un emocionado Marco Rodríguez, trabajador de una carnicería que dijo que de ganar resolvería la vida de su familia y de sus amigos".

"Compraría casas y coches para todos y me dedicaría a viajar", señaló quien dijo que nunca ha ganado ningún premio en su vida pero quien no dejaba de abrazar a su boleto recién comprado.

Ya se pelean por el reparto

Noemí Salazar, una empleada de florería señaló que en ese negocio los seis trabajadores cooperaron con diez dólares para comprar un boleto "pero ya se están peleando por como será el reparto y mejor compre otro yo por mi parte para no tener problemas", confió.

Muy cerca de ellos Justina Ramírez, que se dijo orgullosamente cristiana llego a comprar su boleto. "Estoy segura que Dios me va a bendecir y sé que si gano mi pastor no me va a regañar por andar jugando al azar porque sabe que daré mi diezmo en la iglesia".