Vehículos blindados turcos entraron en el noroeste de Siria para aplicar un acuerdo de desescalada en una provincia dominada por milicianos vinculados a Al Qaeda, según dijeron el viernes un grupo sirio de monitoreo y un combatiente rebelde.

El despliegue de casi 16 blindados, cinco tanques y un destacamento militar el jueves por la noche ocurrió después de que Turquía enviara misiones de reconocimiento a la zona.

Las tropas se desplegaron cerca de un paso fronterizo a la provincia de Idlib, entre una zona bajo control kurdo y otra en manos de rebeldes sirios, según un combatiente rebelde. El combatiente habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar a la prensa. El Ejército turco no hizo comentarios en un primer momento.

Turquía anunció la semana pasada una operación con opositores sirios respaldados por Turquía en Idlib.