El hobbit
Bilbo Bolsón (Martin Freeman) en ´El Hobbit: la desolación de Smaug´. WARNER

La nueva entrega de El Hobbit: la desolación de Smaug, ha vencido en el esperado duelo con la gran apuesta de las navidades de Disney, Frozen, y ha recaudado 73,7 millones de dólares en su debut en Estados Unidos.

La llegada del dragón a la pantalla grande ha derretido a Frozen, que en su tercera semana en taquilla ha quedado relegada a una segunda posición, y a una considerable distancia, con 22,2 millones de dólares.

Se espera que 'La desolación de Smaug' supere con holgura los 1.000 millones en su recaudación mundial La nueva entrega de El Hobbit se ha convertido en el cuarto estreno navideño más taquillero de la historia, por detrás de su primera entrega, Un viaje inesperado (84,6 millones de dólares), Soy leyenda (77,2 millones), y Avatar (77 millones). La desolación de Smaug supera, por muy poco al estreno de El retorno del rey, que en las navidades de 2003 recaudó 72,6 millones de dólares.

Esta segunda entrega de la trilogía ha recaudado un 13% menos que su predecesora, un dato que puede explicarse por la dura competencia que se ha encontrado este año, con Frozen y Los juegos del hambre: En llamas, como rivales en la cartelera.

No obstante, se espera que supere con holgura los 1.000 millones en su recaudación mundial, ya que la nueva aventura del mediano se ha estrenado en 49 países solo este fin de semana, incluyendo 12 de los principales mercados: Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Corea, Brasil, México y España, entre otros.

Por ahora, la película ha sido número 1 en todos los territorios en los que se ha estrenado, ingresando un global de 131,2 millones de dólares.

Por su parte, Frozen acumula 266 millones de dólares en todo el mundo en sus tres semanas en cartel.

La segunda entrega de Los Juegos del Hambre, que se encuentra en su cuarta semana, supera con creces a la película de animación con una recaudación global de  739,9 millones de dólares, superando a Thor: el mundo Oscuro, que ha ingresado 619,9 millones de dólares en seis semanas.