Roberto Schmidt, el fotógrafo de la agencia AFP que captó la selfie que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se tomó en la ceremonia por la muerte de Mandela, afirma en un blog que la primera dama, Michelle Obama, no estaba enojada. "Las fotos pueden mentir", ha señalado. 

El gesto de Michelle Obama fue captado por casualidadSchmidt captó el momento de la autofoto de Obama, que se ha convertido en una imagen viral en las últimas horas. El presidente está con el primer ministro británico, David Cameron, y la primera ministra danesa, Helle Thorning Schmidt, y la señora Obama muestra junto a ellos un gesto de desaprobación. En las redes ha sido comentado que la primera dama tenía celos de la danesa, rubia y desenfadada.

El fotógrafo afirma que la imagen de Michelle Obama ha sido malinterpretada. "Solo unos segundos antes, la primera dama estaba bromeando con ellos, Schmidt incluida. Su gesto enfadado fue captado de casualidad".

Ambiente relajado

Schmidt cuenta que los tres líderes estaban juntos cuando la ministra danesa sacó su celular y se hizo una foto junto a Obama y Cameron.

Estos líderes mundiales estaban actuando como humanos, como tú y yoEl fotógrafo lamenta la gran atención que ha generado la foto y las críticas que ha recibido la actitud de Obama. Señala que no se trataba de un funeral, sino de un homenaje de Estado, una ceremonia larguísima y en la que todo mundo estaba sonriendo, bailando y totalmente relajados. "Probablemente nosotros hubiéramos hecho lo mismo en su lugar".

"Tomé las fotos de forma totalmente espontánea, sin pensar en el impacto que pudieran tener", se defiende. "En ese momento pensé que estos líderes mundiales estaban simplemente actuando como humanos, como tú y yo".