Negociador UE deplora lento avance del Brexit

El principal negociador de la Unión Europea para el Brexit advirtió el jueves que las conversaciones para la salida británica del bloque llevan semanas, tal vez meses, de retraso, al tiempo que...

El principal negociador de la Unión Europea para el Brexit advirtió el jueves que las conversaciones para la salida británica del bloque llevan semanas, tal vez meses, de retraso, al tiempo que elogió la nueva dinámica que han adquirido las negociaciones.

Gran Bretaña debe abandonar la UE antes del 29 de marzo de 2019 _es el primer país miembro que lo hace_, pero las conversaciones deben concluir en octubre de 2018 para dar tiempo a que los parlamentos lo ratifiquen.

Más de un año después del referendo británico que aprobó la salida y seis meses después de que Londres la anunció, las conversaciones no han superado la etapa preliminar. Muchos gobernantes de la UE temen que los plazos se agotarán, lo que obligará a un divorcio apresurado que perjudicará tanto al Reino Unido como a los socios europeos.

Finalizada la cuarta ronda de negociaciones en Bruselas, Michel Barnier dijo que “necesitaremos varias semanas, incluso varios meses, para poder ver ‘progresos suficientes’ sobre los principios de esta partida en orden”.

El negociador británico David Davis se mostró más optimista al afirmar que las negociaciones avanzan.

“Ésta fue una ronda vital. Hemos realizado avances importantes”, dijo Davis a la prensa.

Los líderes de la UE insisten en que las conversaciones deben registrar “progresos suficientes” sobre la liquidación financiera británica, los derechos de los ciudadanos afectados por el Brexit y el estatus de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte antes de pasar a otros asuntos. Londres sostiene que las futuras relaciones políticas y comerciales son parte del acuerdo de divorcio y que es necesario avanzar simultáneamente en todos los aspectos.

Los gobernantes, excluyendo la primera ministra británica Theresa May, deben decidir si y cuándo se han registrado “progresos suficientes”. Esperaban poder hacerlo en su cumbre del 19-20 de octubre, pero la apreciación de Barnier asegura que este plazo tentativo no se cumplirá.

Barnier dijo que Gran Bretaña aún no ha especificado cuáles serán sus compromisos financieros como parte del divorcio. Sí ha aceptado pagar su cuota del presupuesto europeo de 2019 y 2020, parte del presupuesto 2014-2020 debatido y acordado hace cinco años.

“La única manera de alcanzar progresos suficientes es que todos los compromisos de los 28 (estados miembros) sean cumplidos por los 28”, dijo el ex ministro de gobierno francés.

Barnier y Davis reconocieron que no hay acuerdo sobre la función que debe cumplir la Corte de Justicia Europea en el futuro. Uno de los temas principales en la campaña por el Brexit en Gran Bretaña fue el malestar provocado por un fallo de la CJE con sede en Luxemburgo sobre intereses británicos.

“Es un escollo para la UE”, dijo Barnier.

Con todo, elogió la “nueva dinámica” provocada por el discurso de May la semana pasada en Italia y las consiguientes propuestas más detalladas de Londres.

Davis, por su parte, sostuvo que “estamos dando pasos decisivos hacia adelante” en materia de garantizar los derechos de los 44 millones de ciudadanos que se verán afectados, tanto ciudadanos de la UE en Gran Bretaña como británicos en el continente.

“Gran Bretaña quiere ser el amigo y socio más firme de la Unión Europea”, dijo Davis. “Parto de Bruselas con optimismo sobre este futuro y anhelo continuar las negociaciones”.