Las negociaciones en el Congreso estadounidense han dado como resultado un modesto acuerdo presupuestal para suavizar los recortes automáticos al gasto y reemplazar algunos de ellos con ahorros de reducciones que vendrán en el futuro.

Suavizaría los recortes al gasto que afectarán al Pentágono Los detalles del pacto forjado por el republicano Paul Ryan, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, y su contraparte demócrata en el Senado, Patty Murray, fueron anunciados el martes por ellos mismos.

El acuerdo suavizaría los estrictos recortes al gasto que afectarán al Pentágono y agencias nacionales por segundo año.

Requerirá que los empleados federales aporten más a sus pensiones, se incrementen las primas para las empresas cuyos planes de pensiones están asegurados por el gobierno federal y aumentar las cuotas de seguridad que pagan los que viajen por avión.

El pacto de Ryan y Murray se da después de varios intentos fallidos de lograr acuerdos presupuestales más amplios.