Brasil: Corte permite a escuelas públicas enseñar religión

El Supremo Tribunal Federal de Brasil aprobó por estrecho margen el miércoles que las escuelas públicas promuevan ciertas religiones.La magistrada presidenta Carmen Lucia realizó el voto decisivo en...

El Supremo Tribunal Federal de Brasil aprobó por estrecho margen el miércoles que las escuelas públicas promuevan ciertas religiones.

La magistrada presidenta Carmen Lucia realizó el voto decisivo en favor de las llamadas escuelas confesionales, en las cuales se les permitirá a los maestros promover sus creencias religiosas durante la clase. En escuelas no confesionales, los maestros sólo pueden tocar la historia y el impacto social de la religión.

La decisión 6-5 por parte del máximo tribunal de Brasil también señala que no se les puede obligar a los estudiantes a asistir a clases de religión y que deben contar con el permiso de sus padres para participar.

La constitución brasileña señala que las clases de religión deben estar disponibles para alumnos de entre 9 y 14 años de edad, pero no se especifica lo que debe enseñarse.

Varias escuelas y universidades privadas de Brasil tienen nexos con credos de las iglesias católica y evangélica.

La magistrada presidenta dijo que el control laico de las escuelas quedará protegido, ya que los alumnos pueden decidir si asisten o no a las clases de religión.

“Se necesita respetar la libertad de religión, pero sin imponer reglas a la nación. Pero no veo una sumisión del Estado en las normas en cuestión”, destacó.

El Supremo Tribunal Federal tomó la decisión después de que la fiscalía general argumentara que es inconstitucional un acuerdo entre Brasil y el Vaticano que permite las clases de religión en las escuelas públicas.

El juez Luis Roberto Barroso, quien votó en contra de las clases de religión en escuelas públicas, advirtió que la decisión pone en riesgo el control secular de las escuelas.

“Una religión no pude utilizar espacios públicos para promover su fe. Esto sería una apropiación privada de espacio público”, subrayó Barroso.