El Salvador buscará a los desaparecidos durante la guerra

Veinticinco años después de firmar la paz, el gobierno de El Salvador lanzó el miércoles la Comisión Nacional de Búsqueda de personas adultas desaparecidas durante la guerra civil, que según cifras...

Veinticinco años después de firmar la paz, el gobierno de El Salvador lanzó el miércoles la Comisión Nacional de Búsqueda de personas adultas desaparecidas durante la guerra civil, que según cifras de organismos defensores de los derechos humanos cobró la vida de unas 75.000 personas y dejó miles de casos sin esclarecer.

El presidente Salvador Sánchez Cerén explicó en conferencia de prensa que la comisión se llamará CONABUSQUEDA y su finalidad será investigar y determinar el paradero y situación de las víctimas adultas de la desaparición forzada durante el conflicto armado interno y propiciar el reencuentro con su familia o la restitución de sus restos.

“Con este instrumento reafirmamos nuestro profundo compromiso de saldar la deuda histórica con las víctimas de desapariciones forzadas en el país, y para que este capítulo de nuestra historia no se repita”, dijo el mandatario salvadoreño que durante la guerra formó parte de la comandancia general del ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

La Comisión de la Verdad de Naciones Unidas creada luego de la firma de la paz en enero de 1992 documentó 5.000 desapariciones forzadas ocurridas entre 1980 y 1992 y, con la participación de los familiares de las víctimas y las organizaciones de derechos humanos, se logró documentar más de 3.000 casos, lo que permite estimar que a cifra de desaparecidos en la década de los ochenta podría rondar los 10.000.

“Al final de tantas luchas, de tanto trabajo este gobierno ha respondido. Ahora falta que ver si se cumple”, dijo a The Associated Press, Miguel Montenegro que dirige la Comisión de Derechos Humanos no gubernamental de El Salvador.

Montenegro, que en 1986, casi al inicio de la guerra, estuvo preso en una de las cárceles clandestinas de la extinta Policía de Hacienda, dice que hay que esperar hasta ver si el presidente Sánchez Cerén obliga a la Fuerza Armada a entregar los archivos donde figuran las personas capturadas y desaparecidas, ya que hasta el momento se ha negado a cooperar con las investigaciones.

El defensor de los derechos humanos sostiene “aquí no hay nada que descubrir, todos sabemos quiénes desaparecieron a la gente”.

“Fue el Estado a través de la Fuerza Armada y los (extintos) cuerpos de seguridad, Policía Nacional, Guardia Nacional, Policía de Hacienda y los Escuadrones de la Muerte que estaban enquistados en los cuerpos de seguridad”, aseguró.

“Yo estuve 15 días preso en la Policía de Hacienda y yo le puedo asegurar que dentro de los cuarteles del ejército y de los cuerpos de seguridad indudablemente hay osamentas de personas que fueron desaparecidas”, señaló.

Con la firma de los acuerdos de paz se disolvieron los cuerpos de seguridad señalados como los principales responsables de graves violaciones de los derechos humanos. También se redujo el tamaño de la fuerza armada y además se le quitó la labor de seguridad pública, limitándose a la defensa de la soberanía nacional.