Ministro alemán clave en la crisis de deuda dejará su puesto

El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble, una figura clave durante la crisis de deuda de la eurozona y estricto defensor del recorte al gasto en los países en problemas, parece estar...

El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble, una figura clave durante la crisis de deuda de la eurozona y estricto defensor del recorte al gasto en los países en problemas, parece estar listo para dejar su puesto.

Un sucesor podría tener mano menos dura con el gasto nacional, pero no hay indicios de que el siguiente jefe de finanzas alemán sea más benévolo cuando se trate de lidiar con los socios de la zona euro.

Los líderes de Unión Demócrata Cristiana, el partido de Schaeuble y de la canciller Angela Merkel, dijeron el miércoles que planean nominar al funcionario de 75 años para que sea presidente de la Cámara Baja del Congreso tras las elecciones del domingo pasado.

Como ministro de las finanzas, Schaeuble reportó superávits presupuestales e impulsó duros recortes al gasto en países rescatados como Grecia. Fue un asesor clave en la estrategia que siguió la eurozona para otorgar rescates solo a cambio de profundas reducciones presupuestales y compromisos para reducir trámites y la burocracia. La eurozona se mantuvo unida, pero el enfoque de austeridad ayudó a profundizar las recesiones porque se retiró de las economías el estímulo de gasto del gobierno.

Con Schaeuble, Alemania también se opuso a reducir la principal cantidad de préstamo para Grecia, aunque también ha apoyado otros pasos para aliviar la carga al país, como el pago de la deuda a periodos más largos y tasas de interés más bajas.

Frecuentemente es fustigado por políticos griegos, en carteles de protesta y en cartones en los diarios. Un diario progubernamental lo ilustró uniformado como nazi.

Sin embargo, sus políticas han encontrado extensa resonancia entre legisladores, economistas y la prensa en Alemania. En el frente local se opuso a un nuevo endeudamiento para financiar infraestructura a pesar de las críticas, mayor mente desde fuera, de que este control fiscal estaba impidiendo la recuperación de la eurozona como grupo.

Holger Schmieding, del Berenberg Bank, dijo que la salida de Schaeuble es “el fin de una era”. El economista agregó que “él fue el rostro de la austeridad alemana y el enfoque de amor rudo de Alemania hacia la eurozona”.