Argentina: poderoso exministro juzgado por choque de tren

El diputado argentino Julio de Vido, hombre fuerte del gobierno de Cristina Fernández, es juzgado desde el miércoles por su supuesta responsabilidad en la muerte de 51 personas en el choque de un...

El diputado argentino Julio de Vido, hombre fuerte del gobierno de Cristina Fernández, es juzgado desde el miércoles por su supuesta responsabilidad en la muerte de 51 personas en el choque de un tren en 2012.

De Vido, poderoso ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios durante la presidencia de Fernández (2007-2015) y la de su antecesor y fallecido marido Néstor Kirchner (2003-2007), está acusado de estrago culposo y administración fraudulenta y se enfrenta a una pena de hasta 11 años de prisión.

Un tribunal oral federal determinará si De Vido es responsable de la falta de controles en el sector ferroviario que posibilitaron uno de los peores accidentes de los últimos tiempos, cuando en febrero de 2012 una formación de la línea Sarmiento que ingresó a la estación Once de Buenos Aires chocó contra el paragolpes del andén causando además unos 700 heridos. El exfuncionario se ha declarado inocente.

Se trata del primer juicio a quien tuvo bajo su órbita el área de transporte y acaso el ministro más poderoso del kirchnerismo, quien también está en la mira de la justicia por supuestas irregularidades en la concesión de obras públicas y la presunta compra de material ferroviario inservible a España y Portugal, entre otros supuestos hechos de corrupción.

María Luján Rey, madre de Lucas Menghini -una de las víctimas del accidente-, dijo el miércoles que hay pruebas suficientes para condenar al exministro. “No sólo sabía en qué condiciones se brindaba el servicio del Sarmiento, no hizo nada por mejorarlo e hizo cosas para que empeorara", afirmó la mujer a medios de prensa.

En el juicio también es juzgado Gustavo Simeonoff, extitular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos.

Dos exsecretarios de Transporte bajo las órdenes de De Vido, ex directivos de la empresa TBA S.A. -concesionaria del ferrocarril- y el conductor del tren fueron condenados en 2015 a varios años de cárcel por este hecho. Las sentencias fueron apeladas.

La fiscalía y el juez que investigó el accidente acusaron a De Vido de conocer el deficiente estado del material rodante y de la línea ferroviaria mientras seguía otorgando cuantiosos subsidios a la compañía concesionaria. El exministro alegó que no le correspondía la gestión de compra de material para trenes ni el control de la concesionaria y responsabilizó del hecho al conductor de la formación accidentada.

También afirmó a periodistas que el juicio “es un acto más de persecución del gobierno de (Mauricio) Macri”.

De Vido ejerce como diputado nacional por el opositor Frente para la Victoria, fuerza política creada por Kirchner y Fernández en el seno del peronismo. Por gozar de fueros parlamentarios puede ser sometido a un proceso judicial sin ser detenido.

El tribunal rechazó recientemente un pedido de la defensa del exministro para que se postergara el juicio, que comenzó pocas semanas antes de las elecciones legislativas en las que Fernández aspira a conseguir una banca como senadora.