Miembros del gobierno EEUU utilizan sus celulares personales

El personal de la Casa Blanca recibe instrucciones claras: no utilicen sus celulares personales para asuntos oficiales. Pero algunos asesores parecen haberlo hecho de todos modos y esta práctica ha...

El personal de la Casa Blanca recibe instrucciones claras: no utilicen sus celulares personales para asuntos oficiales. Pero algunos asesores parecen haberlo hecho de todos modos y esta práctica ha atraído un nuevo escrutinio, junto con preguntas sobre el uso de cuentas personales de email.

Las preguntas sobre comunicaciones privadas podrían resultar incómodas para el presidente, Donald Trump, que atacó sin tregua a su rival demócrata, Hillary Clinton, por utilizar un servidor y una cuenta privada de correo electrónico durante su mandato como secretaria de Estado.

Varios empleados antiguos y actuales de la Casa Blanca han utilizado cuentas privadas de correo y mensajes de texto desde celulares personales para conversaciones privadas, en ocasiones con aplicaciones de mensajería cifrada. Eso contradice las normas claras de no utilizar dispositivos personales para asuntos del gobierno y de guardar registros si se hace.

Miembros de la Cámara de Representantes han pedido más información sobre el uso de direcciones privadas de correo y mensajes enviados desde aplicaciones en celulares personales. También han presentado preguntas sobre la política de supervisión y documentación en la Casa Blanca de Trump. Los legisladores intervinieron después de que el asesor de la Casa Blanca Jared Kushner creara una cuenta privada de email tras las elecciones para temas de trabajo.

Además, The New York Times reportó hace poco los nombres de seis asesores cercanos al presidente, incluidos Kushner, Steve Bannon y Reince Priebus, que han utilizado emails privados para comentar asuntos oficiales. Bannon y Priebus ya no trabajan en la Casa Blanca.

No está claro hasta qué punto se han utilizado celulares personales para comunicaciones privadas ni si se han guardado registros.

El representante Trey Gowdy, un republicano de Carolina del Sur que preside el Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno en la cámara baja, y el demócrata de mayor rango en ese comité, el representante Elijah Cummings, enviaron cartas el lunes al asesor legal de la Casa Blanca y el Departamento de Estado. En sus misivas pedían más detalles sobre si el personal está utilizando aplicaciones cifradas, mensajes o correos personales, y si están conservando los registros.

La Ley de Archivos Presidenciales requiere que el personal de alto nivel de la Casa Blanca documente sus comunicaciones profesionales, que más tarde se transferirán a los Archivos Nacionales. Las comunicaciones electrónicas al margen de canales oficiales, como mensajes privados de correo o texto en el celular personal de un empleado, deben copiarse a una cuenta del gobierno en un plazo de 20 días.

Como parte de la formación a los asesores de la Casa Blanca se les indica que no utilicen sus dispositivos personales para asuntos oficiales y que, si lo hacen, guarden los registros, según dos personas familiarizadas con las prácticas del gobierno.

En febrero se envió un comunicado interno a todo el personal de la Casa Blanca detallando las normas. El texto, proporcionado a The Associated Press, afirma que las normas sobre registros se aplican a “otras formas de comunicación electrónica, incluidos mensajes de texto”.

Los miembros del gobierno que enviaron y recibieron mensajes a través de canales privados no violaron necesariamente la ley si más tarde reenviaron esas comunicaciones sin registrar a una cuenta oficial del gobierno o las preservaron de otra manera, explicó Alex Howard, subdirector de la Sunlight Foundation, que defiende la transparencia y los registros abiertos en el gobierno.

“La gente comete errores”, comentó. “La clave es si esos errores son deliberados”.

Hay un motivo sencillo por el que los empleados de la Casa Blanca envían mensajes desde celulares privados: no pueden hacerlo desde sus teléfonos oficiales, una política fijada durante el gobierno Obama. Cuando las Blackberry eran habituales, un sistema de comunicaciones de la Casa Blanca archivaba esos mensajes de forma automática.

Pero cuando los smartphones sustituyeron a estos celulares, los responsables de tecnologías de la información de la Casa Blanca adoptaron una nueva norma: nada de mensajes de texto. La decisión se tomó “más desde una perspectiva de seguridad que otra cosa”, señaló Tony Scott, que fue director de información desde 2015 hasta el final del segundo mandato de Obama.

El personal del actual gobierno no es el primero en verse cuestionado por sus comunicaciones privadas. En 2010, el entonces subdirector de tecnología de la Casa Blanca Andrew McLaughlin fue amonestado por utilizar una cuenta de Gmail para comunicarse con sus excompañeros de Google.

La portavoz de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders dijo el lunes a la prensa que el empleo de cuentas privadas de correo electrónico por parte del personal era “hasta donde yo sé, muy limitado”.

El abogado de Kushner, Abbe Lowell, confirmó el domingo que Kushner empleó su cuenta personal de correo en sus primeros meses en el gobierno. Los correos implicaban por lo general artículos en medios y análisis políticos, señaló el letrado. Todos los correos no personales fueron reenviados a la cuenta oficial de Kushner y “todos han sido conservados en cualquier caso”, añadió el abogado.

Hay diferencias considerables entre el uso del email de Clinton y lo que se sabe por ahora del gobierno de Trump.

Clinton mantuvo varios servidores privados y una investigación del FBI encontró decenas de miles de correos, incluidos muchos con material clasificado. Aunque algunos miembros del gobierno utilizaron cuentas privadas, no hay pruebas por ahora de que se transmitiera material clasificado a través de cuentas privadas de email.

___

Los periodistas de Associated Press Catherine Lucey y Julie Pace contribuyeron a este despacho.