Un líder de la pandilla La Mara Salvatrucha, también conocida como MS-13, fue sentenciado el lunes en Nueva York a cadena perpetua por haber cometido al menos tres asesinatos entre febrero y marzo del 2010, anunció la fiscalía del distrito este.

Valoraba menos la vida humana que el hecho de hacer cumplir las normas barbáricas La sentencia es la última de varias impuestas a miembros de la pandilla internacional, compuesta principalmente por inmigrantes del Salvador, Guatemala y Honduras. La fiscalía describió el lunes al grupo como "la mayor pandilla callejera de Long Island".

Heriberto Martínez, alias "Boxeador", fue acusado en conexión con la muerte de una joven hispana y su hijo de dos años en Central Islip, un pueblo cercano a la ciudad de Nueva York, además de la muerte de un guarda de seguridad en un bar de Hempstead, también cercano a la metrópoli y la muerte de otro miembro de la pandilla que se negó a atacar a una pandilla rival.

Martínez, de 26 años, era líder de los "Coronados", un subgrupo de La Mara Salvatrucha. Además de asesinato, enfrentaba cargos de extorsión y asalto con armas, entre otros. El juez Joseph Bianco, de la corte en Central Islip, impuso la condena.

Desde el 2002, más de 200 miembros del MS-13 han sido acusados de cargos federales en el distrito este de Nueva York. Desde el 2010 la misma oficina ha acusado a más de 30 miembros de la pandilla de cargos relacionados con participar en uno o más asesinatos.

Martínez fue acusado de los cargos en marzo, junto a Carlos Ortega, también conocido como "Silencio", tras un juicio de seis semanas. Ortega fue sentenciado a cadena perpetua el 21 de noviembre del 2013.

"Martínez valoraba menos la vida humana que el hecho de hacer cumplir las normas barbáricas del MS-13, y como líder del MS-13, aseguraba que otros miembros de la pandilla hacían lo mismo", dijo la fiscal general Loretta Lynch en un comunicado.