Tormenta de nieve
Residentes de la capital estadounidense y del área metropolitana de Chicago, resienten la tormenta de nieve, retrasos en el transporte urbano y cierres en la mayoría de escuelas de la zona. NOTIMEX

El noreste de Estados Unidos amaneció este martes semiparalizado, con centenares de vuelos retrasados, escuelas cerradas y carreteras intransitables, conforme enfrentaba la segunda oleada de un frente frío que incluye nieve, lluvia congelada y agua hielo.

El Servicio Meteorológico mantiene una alerta de tormenta invernal vigente hasta las 14:00 horas locales para la capital estadunidense, así como para una veintena de condados en los aledaños estados de Maryland y Virginia.

Sólo en la ciudad de Chicago se cancelaron 140 vuelos en las últimas 24 horasLas autoridades pidieron a la población adoptar precauciones ante los riesgos de manejar en caminos congelados, toda vez que los accidentes de tránsito suelen provocar el mayor número de fatalidades durante las tormentas.

Cientos de camiones municipales iniciaron en la madrugada la diseminación de sal en las principales avenidas vehiculares.

En paralelo, la mayoría de los distritos escolares de la capital y del área metropolitana decidieron suspender clases, toda vez que se anticipaban varias horas de una fuerte nevada alrededor de las horas pico de la jornada laboral.

Cientos de vuelos enfrentaban retrasos o cancelaciones en los principales aeropuertos de la costa este y el medio oeste de Estados Unidos, aunque ninguna terminal aérea ha sido cerrada. Sólo en la ciudad de Chicago se cancelaron 140 vuelos en las últimas 24 horas.

De acuerdo con los pronósticos actuales, se espera una acumulación de unos 15 centímetros de agua, en ocasiones mezclados con agua hielo, antes que la precipitación abandone paulatinamente la zona la tarde del martes.

Miles de cancelaciones desde el sábado

Las nevadas y un frío intenso ocasionado por la tormenta invernal que azota buena parte de Estados Unidos atascaron el tráfico y causaron otras 1,600 cancelaciones de vuelos el lunes, y decenas de miles de personas seguían sin electricidad en partes del centro y el este del país. Desde el sábado, 6,100 vuelos han sido cancelados.

La tormenta cubrió de hielo partes del norte de Texas durante el fin de semana y después avanzó hacia el este. Temperaturas bajo cero abundaron en la parte norte del país desde Idaho hasta Minnesota, donde muchas carreteras tenían aún una gruesa capa de hielo, pulida por el tráfico e inmune a solventes químicos, lo que hace las intersecciones una aventura.

Algunas de las peores condiciones fueron en el norte de Texas. Más de 22,000 hogares y negocios en el área estaban sin electricidad el lunes, de acuerdo con la compañía eléctrica Oncor. La cifra es una reducción considerable comparado con los 270,000 del viernes. Las escuelas en Dallas no abrieron el lunes.