FMI complacido con reformas económicas en Egipto

El Fondo Monetario Internacional elogió el martes las reformas económicas aplicadas en Egipto, afirmando que el país ha logrado reducir el gasto público, aumentar la confianza de los inversionistas y...

El Fondo Monetario Internacional elogió el martes las reformas económicas aplicadas en Egipto, afirmando que el país ha logrado reducir el gasto público, aumentar la confianza de los inversionistas y mantener a raya la inflación.

En su primer examen de la economía egipcia desde que en noviembre aprobó un crédito de 12.000 millones de dólares a tres años, el FMI dijo que el rendimiento económico de Egipto era satisfactorio con lo que podrá desembolsar otro préstamo de 1.250 millones de dólares. Con ello los créditos hasta ahora ascienden a 4.000 millones de dólares.

La entidad financiera basada en Washington dice que las reformas a los subsidios, las limitaciones salariales y un nuevo impuesto al valor agregado han contribuido a reducir el déficit fiscal y han ahorrado recursos que se podrán usar para ayudar a los pobres.

La lucha contra la inflación, sin embargo, sigue siendo una prioridad ya que ha golpeado duramente a los sectores populares y podría llevar a inestabilidad social.

"La estabilidad macroeconómica sigue siendo frágil y el plan de reformas es difícil, pero las autoridades han demostrado gran empeño en reducir los riesgos", dijo el FMI en su reporte.

Egipto no tuvo un buen desempeño en cuanto a balance fiscal y a recortes de subsidios al combustible en junio, pero se le otorgó una exención porque ello se debió al aumento en el precio de los alimentos y de los productos energéticos importados debido a la depreciación de la libra.

"La exención fue otorgada en vista de las importantes medidas tomadas en junio para limitar los subsidios a los combustibles, y ante el programa de ajustes fiscales para los próximos dos años, con lo que el programa podrá seguir cumpliendo sus objetivos", dijo el FMI.

Egipto dejó que su moneda se cotice libremente en noviembre, acatando una demanda del FMI a cambio del apoyo a una serie de reformas que buscan apuntalar a la economía debilitada desde el alzamiento del 2011 que derrocó al presidente autoritario Hosni Mubarak.

La libra egipcia perdió más de la mitad de su valor y el gobierno implementó otras reformas como la eliminación de subsidios para el sector de los combustibles. Gobiernos anteriores se habían inhibido de recortar esos subsidios por temor a protestas callejeras.