Fanáticos de Jenni Rivera arriban desde diversas localidades de Nuevo León, estados vecinos e incluso de Texas, para recordarla en La Serenata de Respeto que a un año de su deceso encabezó la madrugada del lunes Lupillo Rivera en esta municipalidad.

En el caso de muchas de las mujeres, ataviadas con blusas en color negro, pantalones de mezclilla y botas, en decenas y de manera paulatina, con sus familias presentes patentan su tributo a "La Diva de la Banda", fallecida el 9 de diciembre en percance aéreo el 9 de diciembre de 2012, junto con otras seis personas.

Otros portan playeras con la fotografía de Jenni, sola o acompañada de su hermano Lupillo, e incluso con uñas decoradas con la cara de "La Gran Señora" o tatuajes con sus iniciales para patentar su idolatría a la desaparecida cantante.

Desde temprana hora de la tarde, los seguidores han ido arribando en autobuses y vehículos, unos desde el área metropolitana de Monterrey y otros municipios de Nuevo León, así como de entidades vecinas e incluso ciudades texanas como Laredo o Houston.

La consigna de los seguidores de la extinta cantante es recordarla con "una gran parranda", para lo cual se hacen acompañar de botellas del tequila "Jenni Rivera, La Gran Señora", edición especial, con lo cual se podrá también mitigar el frío, que cercano a los cinco grados, se deja sentir en esta zona a unos 200 kilómetros al sur de Monterrey.