María empeora crisis económica de Puerto Rico

Cansada y desalentada, Rosa María Almonte lavaba sartenes a oscuras dentro de su café, mientras su hija preparaba arroz, frijoles y chuletas de cerdo en una estufa de gas para dar de comer a gente...

Cansada y desalentada, Rosa María Almonte lavaba sartenes a oscuras dentro de su café, mientras su hija preparaba arroz, frijoles y chuletas de cerdo en una estufa de gas para dar de comer a gente desesperada por un plato caliente, luego que el huracán María devastara la ciudad.

Almonte ha administrado El Buen Café por los últimos 21 años y ha pasado por momentos difíciles, pero el daño causado por María, sin agua potable ni electricidad, y con la posibilidad de una recuperación que podría tomar semanas o meses, le hacía pensar si es que tenía algún sentido quedarse allí.

La dueña del café se preguntaba el viernes si podía continuar en esta situación. La empresaria de 73 años acababa de fregar el piso para secar el agua que se había metido a su tienda. El toldo de su tienda estaba junto con una pila de artículos sobre su mostrador.

Luego se preguntó retóricamente por qué seguía en ese lugar. Es un lamento que se escucha por todo Puerto Rico en este momento.

Puerto Rico ya estaba en una situación difícil antes de la tormenta debido a una crisis económica que empezó hace una década. Esta crisis es más profunda que la Gran Recesión en el territorio continental y muchas personas creen que Washington hizo caso omiso. Ahora casi 3,4 millones de personas en la isla están sin electricidad en medio de un pesimismo generalizado sobre el futuro de la isla y sobre si deben de esperar mucha ayuda.

En las calles llenas ramas de árboles, cables de electricidad tirados y barro, es fácil encontrar puertorriqueños tratando de decidir si es que deberían de irse del país, para sumarse a los 450.000 connacionales que se mudaron al territorio continental en la última década en busca de un futuro mejor.

Anama Yendez, de 44 años, calificó la situación de crisis, mientras cargaba a su nieto de dos meses y le daba un biberón en el área de Santurce, en San Juan.

María, el huracán más fuerte que ha castigado a la isla en casi un siglo, desató inundaciones y deslaves y arruinó toda la red eléctrica y telecomunicaciones, dejando a muchas familias en el territorio continental ansiosas y esperando saber de sus familiares en Puerto Rico.

Las autoridades confirmaron que al menos seis personas murieron, pero seguían evaluando los daños y estaban tratando de llegar a comunidades que habían quedado incomunicadas por la tormenta.

___

Fox reportó desde Miami.