Naciones Unidas inhabilita casi 9.000 armas de las FARC

Con la entrega del último fusil inhabilitado al presidente Juan Manuel Santos la misión de las Naciones Unidas en Colombia terminó el viernes el desarme de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de...

Con la entrega del último fusil inhabilitado al presidente Juan Manuel Santos la misión de las Naciones Unidas en Colombia terminó el viernes el desarme de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

En un acto a las afueras de Bogotá la misión de las ONU presentó a los medios las 8.994 armas inhabilitados, de las cuales 6.177 eran fusiles de asalto que entregó la guerrilla FARC y mostró la destrucción de 1,7 millón de municiones, 38 toneladas de explosivos y 3.528 minas antipersonales.

El presidente Santos agradeció el papel que desempeñó la misión en el control e inspección de las armas que entregaron las FARC luego de un proceso de paz que duro más de cuatro años.

“Sin ese apoyo no hubiese sido posible llegar adonde estamos. Aprovecho para agradecer a todas las personas de diferentes nacionalidades y de todas partes del mundo que como miembros de la misión trabajaron por la paz. Hoy es un día muy importante, se termina el proceso de dejación de armas”, destacó el mandatario colombiano.

El vicepresidente Oscar Naranjo dijo a The Associated Press que “lo que hace unos años era imposible hoy es una realidad... quedan atrás las armas como un instrumento de solución de los conflictos en Colombia y empiezan a ser reemplazadas por la participación en política de quienes estuvieron en armas”.

El vocero de las Naciones Unidas, Jean Arnault, señaló que se dio cumplimiento a la misión de observar el cese del fuego y después el abandono de las armas por parte de las FARC que se realizó en tres etapas.

Ningún dirigente de las FARC estuvo presente en el acto ya que al mismo tiempo le estaban rindiendo un homenaje a Víctor Julio Suárez, alias "Mono Jojoy", muerto el 22 de septiembre de 2010 tras un bombardeo de las fuerzas militares al campamento donde estaba resguardado. El “Mono Jojoy” fue uno de los líderes de esa guerrilla.

Por su parte, el coronel español José Luis Descalzo, observador internacional y jefe de la bodega donde están las armas depositadas, dijo a AP “misión cumplida, cumplimos con nuestro objetivo que era recepcionar (recibir), almacenar e inhabilitar todo el armamento entregado por las FARC a las fuerzas de Naciones Unidas y hacer todo este proceso en las condiciones de seguridad y confiabilidad que este proceso requería”.

Descalzo dirigió a 11 observadores de los 475 de 19 países que estuvieron por más de un año en las 26 zonas donde se concentraron los exguerrilleros. También participó un equipo de 15 hombres de una empresa estatal alemana especializados en el corte de metal.

Desde el 26 de septiembre la misión de las Naciones Unidas cumplirá su segundo compromiso que será el seguimiento de los acuerdos pactados entre el gobierno colombiano y las FARC.