Cuba pide no politizar problemas de salud de diplomáticos

El canciller cubano Bruno Rodríguez dijo el viernes que sería “lamentable” que se politizaran los misteriosos problemas de salud que han sufrido miembros del personal diplomático estadounidense en La...

El canciller cubano Bruno Rodríguez dijo el viernes que sería “lamentable” que se politizaran los misteriosos problemas de salud que han sufrido miembros del personal diplomático estadounidense en La Habana y destacó que todavía no se conoce el origen de esos trastornos.

Durante su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, Rodríguez reiteró que el gobierno cubano no cuenta con “evidencia alguna” que confirme las causas ni el origen de las afecciones a la salud reportadas por los funcionarios estadounidenses y sus familiares.

“La investigación para esclarecer este asunto sigue en curso y para llevarla a término será esencial la efectiva cooperación de las autoridades estadounidenses”, dijo Rodríguez. “Sería lamentable que se politice un asunto de la naturaleza descrita”.

Desde finales del año pasado, por lo menos 21 miembros de la comunidad diplomática estadounidense en La Habana han presentado síntomas diversos, incluyendo daño cerebral, que se presume fueron causados por alguna clase de ataque sónico. El incidente más reciente fue en agosto.

Rodríguez insistió el viernes en que su país “no ha perpetrado ni perpetrará acciones de esta naturaleza; ni ha permitido ni permitirá que su territorio sea utilizado por terceros con ese propósito”.

El martes, durante una reunión sobre cooperación judicial efectuada en Washington, funcionarios cubanos dijeron que nunca se ha cometido ni se cometería o se permitiría que se cometieran lo que el secretario de Estado de Estados Unidos Rex Tillerson ha descrito como “ataques contra la salud” de cualquier diplomático extranjero en su territorio.

“Cuba cumple rigurosamente sus obligaciones en lo que se refiere a la protección de los diplomáticos”, dijo la embajada de Cuba en Washington a través de un comunicado.

Estados Unidos advirtió el domingo que sopesa cerrar la embajada en Cuba debido a este asunto. "Lo tenemos bajo estudio", afirmó Tillerson.

El FBI, el Departamento de Estado y agencias de espionaje estadounidense están investigando el asunto. Pero cinco senadores republicanos, incluido Marco Rubio, ya han pedido a Tillerson que expulse a diplomáticos cubanos que se encuentran en Estados Unidos como castigo a Cuba por lo ocurrido.

Hay varios canadienses afectados por los problemas de salud. Algunos estadounidenses sufrieron pérdida auditiva permanente o lesiones cerebrales leves, incidentes que han causado alarma en la unida comunidad diplomática de La Habana.

Por otro lado, el viernes Rodríguez criticó al presidente estadounidense Donald Trump, calificando las declaraciones que hizo el mandatario ante la Asamblea el martes como “irrespetuosas, ofensivas e injerencistas contra Cuba y el gobierno cubano”.

Trump llamó al gobierno cubano “corrupto y desestabilizador”. El líder estadounidense ha prometido revertir el reacercamiento con Cuba del gobierno de Barack Obama y ha indicado que no aliviará las sanciones económicas hasta que La Habana adopte reformas democráticas.

La política de Trump hacia la isla, dijo Rodríguez el viernes, “constituye un retroceso en las relaciones bilaterales y socava las bases establecidas hace dos años para avanzar en una relación de nuevo tipo entre nuestros países, en la que prime el respeto y la igualdad”.

Se espera que el 1 de noviembre la Asamblea General de la ONU condene por mayoría, al igual que cada año, el bloqueo estadounidense hacia Cuba. En el 2016 Estados Unidos se abstuvo de votar por primera vez en un cuarto de siglo.

_________________

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens