El gobierno del presidente Donald Trump está considerando una reducción adicional en el número de refugiados admitidos en Estados Unidos.

Trump ya había recortado el límite de refugiados en el país anteriormente. Ahora, está contemplando limitarlo aún más para el próximo año fiscal.

Sin embargo, como sucede regularmente en el gobierno de Trump, los funcionarios que forman parte del gabinete están divididos mientras sopesan los costos y los potenciales riesgos en materia de seguridad que están vinculados con el programa.

El Departamento de Seguridad Nacional sugiere que el número de refugiados permitidos en el país sea reducido a 40.000. Por su parte, el Departamento de Estado, el cual supervisa el programa, ha recomendado mantenerlo en 50.000.

Eso de acuerdo con funcionarios gubernamentales que hablaron en condición de anonimato para poder discutir los debates internos.