Italia: Piden más patrullas para detener ola de violaciones

Las autoridades italianas pidieron el martes un incremento de las patrullas policiales, cámaras de vigilancia y nuevas leyes para castigar a los culpables tras una ola de violaciones que puso de...

Las autoridades italianas pidieron el martes un incremento de las patrullas policiales, cámaras de vigilancia y nuevas leyes para castigar a los culpables tras una ola de violaciones que puso de manifiesto una aparente epidemia de violencia contra las mujeres.

En el caso más reciente conocido el martes, una médica de turno durante la noche en una aldea de Catania fue asaltada durante horas por un paciente. El hombre fue atrapado con los pantalones caídos cuando ella escapó, según la prensa.

El día anterior, una mujer alemana denunció que la violaron y ataron durante la noche en el parque romano de Villa Borghese.

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, pidió más patrullas policiales y declaró que “fue un septiembre negro para Italia”.

En Florencia, dos estudiantes estadounidenses dijeron que dos agentes de los carabineros las violaron en su patrulla después de ofrecerles llevarlas a su casa desde una discoteca. Los agentes fueron suspendidos mientras se investiga la denuncia.

Y en agosto, una turista polaca fue violada y su pareja fue golpeado en una playa en Rimini, presuntamente por el mismo grupo de hombres que atacaron a una mujer peruana poco después. Hay cuatro detenidos.

El partido antiinmigrante Liga Norte aprovechó los ataques para abogar por la castración química de los violadores.

Raggi, del partido antiestablishment Movimiento 5 Estrellas, pidió “leyes especiales”, sin entrar en detalles.

Dijo que Roma estaba acentuando la vigilancia con videocámaras en toda la ciudad, pero sus opositores dijeron que no había podido obtener más fondos para las cámaras. Raggi no ha podido detener la degradación de la ciudad, y una violación en uno de los parques emblemáticos del centro histórico dio más aliento a las críticas.

Políticos y activistas italianos denuncian desde hace tiempo una cultura de violencia contra las mujeres que con frecuencia provoca ataques _a veces fatales_ por parte de esposos o novios celosos. En los casos más recientes se cree que las víctimas no conocían a los violadores.