Mueren 3 extremistas en enfrentamientos en Filipinas

El comandante militar de Filipinas declaró el lunes que tres cabecillas del grupo extremista que sitió a una ciudad del sur del país han muerto en combate pero que otros dos, entre ellos uno de los...

El comandante militar de Filipinas declaró el lunes que tres cabecillas del grupo extremista que sitió a una ciudad del sur del país han muerto en combate pero que otros dos, entre ellos uno de los sospechosos de terrorismo más buscados de Asia, siguen resistiendo.

El jefe militar general Eduardo Ano dijo que unos 10 combatientes, en su mayoría de Malasia y de Indonesia, luchaban al lado de algunos milicianos locales en una comunidad a orillas de un lago en la ciudad de Marawi tras una serie de derrotas.

Ano y el secretario de Defensa Delfin Lorenzana acudieron a una conferencia de prensa para presentar a un cura católico, el padre Teresito Soganub, quien fue rescatado junto con un maestro por las fuerzas de seguridad la noche del sábado una vez que los soldados lograron conquistar una mezquita que estaba siendo usada por los rebeldes para colocar francotiradores y fabricar bombas.

"Recen por mí, para que me pueda sanar y recuperar”, dijo Soganub, de 51 años, que se veía en buenas condiciones y con una larga barba blanca.

Sonrió y saludó a fotógrafos y camarógrafos antes de ser sacado del salón militar, sin aceptar preguntas. El cura sobrevivió en manos de los rebeldes en medio de tres meses de bombardeos, cañoneos, fuego de metralla y, según Ano, se negó a sumarse a un plan de fuga tramado por otros rehenes.

Según el comandante militar, el cura secuestrado le dijo a los demás rehenes: “No, déjenme morir aquí, yo ya he aceptado mi destino".

Por lo menos 45 rehenes siguen en poder de unos cuantos milicianos y ya están en marcha planes para rescatarlos, dijo el comandante militar.