Connecticut: Suspenden a personal de psiquiátrico por abusos

En el único hospital psiquiátrico de máxima seguridad en Connecticut, empleados pusieron un pañal en la cabeza a un paciente, le lanzaron comida, le arrojaron agua, le echaron sal a su café, lo...

En el único hospital psiquiátrico de máxima seguridad en Connecticut, empleados pusieron un pañal en la cabeza a un paciente, le lanzaron comida, le arrojaron agua, le echaron sal a su café, lo patearon y le colocaron una fregona en la cabeza después de limpiar un piso, según un informe estatal.

Treinta y un empleados del hospital Whiting Forensic Division en Middletown fueron suspendidos y nueve arrestados. Se prevén más detenciones, dijo la policía, y siguen llegando llamadas sobre denuncias de mala conducta y abusos, según una senadora estatal que ha exigido la realización de audiencias legislativas sobre el asunto.

Miembros y exmiembros del personal, así como parientes de los enfermos, han denunciado maltratos y vejaciones contra otros pacientes así como irregularidades en las que empleados han incurrido, agregó.

“Es en verdad incomprensible que esto pudiera suceder en estos tiempos”, señaló la senadora republicana Heather Somers. “Es algo salido de una novela de Stephen King. Me parece muy importante que nosotros, como legisladores, lleguemos al fondo del asunto. Si ponen a alguien bajo cuidado estatal, debería recibir cuidado. No que lo atormenten”.

Somers no reveló los nombres de las personas que la han llamado, pero señaló que algunas denuncias incluyen maltrato a los pacientes por parte de los empleados, omisión de las órdenes de los médicos y falsificación de las firmas de los doctores en documentos.

El psiquiátrico Whiting es parte del hospital Connecticut Valley, un complejo de cuidado psiquiátrico administrado por el Departamento estatal de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción.

La división incluye 106 camas para pacientes que requieren máxima seguridad y otras 141 camas para pacientes en categoría de “seguridad incrementada”.

Los pacientes incluyen personas declaradas inocentes de homicidio y otros delitos por razones de demencia, y otros remitidos de manera voluntaria e involuntaria por tribunales civiles.

Nueve empleados arrestados este mes fueron acusados de cometer crueldad contra personas e incurrir en conducta desordenada.

Las detenciones se hicieron en relación con el caso de un paciente masculino de 62 años mencionado en un informe del Departamento de Salud Pública estatal. Según el documento, este hombre fue pateado, golpeado y blanco de escarnio por el personal durante varias semanas este año.

Después de una denuncia, la agencia emprendió la investigación a solicitud de los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid (de índole federal) y que regula el hospital.

Los arrestos siguieron a las suspensiones de 31 empleados ante la denuncia de que participaron en los maltratos o sabían de ellos y no avisaron. Muchos incidentes fueron grabados por las cámaras de vigilancia.

El paciente fue enviado a Whiting en 1995 después de que lo absolvieran por motivos de enfermedad o deficiencia mental en el homicidio de su padre en Greenwich, según Karen Kangas, su cocuradora asignada por un tribunal.

Al paciente le diagnosticaron trastorno esquizoafectivo, trastorno del espectro autista y otros problemas, y había sido agresivo con los empleados, según el informe del Departamento de Salud Pública.