Se entrega a la policía ex jefe de empacadora brasileña JBS

El expresidente de la empacadora de carne más grande del mundo, cuyo testimonio implicó al presidente brasileño en un caso de corrupción, se entregó a la policía el domingo luego que la Corte Suprema...

El expresidente de la empacadora de carne más grande del mundo, cuyo testimonio implicó al presidente brasileño en un caso de corrupción, se entregó a la policía el domingo luego que la Corte Suprema de Brasil ordenara su arresto.

Joesley Batista había esquivado a la justicia bajo un acuerdo de admisión de culpabilidad, bajo el cual describió cómo la empacadora JBS sobornó a decenas de políticos, incluso al presidente Michel Temer.

A inicios de este año, Temer fue acusado de corrupción después de que surgieron denuncias de que orquestó un plan donde él recibiría millones de dólares a cambio de ayudar a JBS a resolver un asunto de negocios.

Temer niega haber cometido delito alguno. En agosto, el Congreso autorizó que no fuera juzgado mientras permanezca en el cargo.

Pero la extensa pesquisa de Brasil en el masivo intercambio en sobornos y coimas a cambio de favores entre compañías y políticos, conocida como Operación Autolavado, continúa acumulando nuevas acusaciones casi diariamente. Apenas esta semana, el fiscal nacional Rodrigo Janot presentó cargos contra tres expresidentes y varios influyentes políticos más, acusándolos de crear organizaciones delictivas para saquear las arcas públicas, y las autoridades detuvieron al exministro del Gabinete y fuerte aliado de Temer luego que fueran hallados 16 millones de dólares en efectivo en un apartamento ligado a él.

Janot ha dicho que planea presentar más cargos contra Temer. De hacerlo, necesitará tomar medidas en los próximos días debido a que su periodo en el cargo concluye el 18 de septiembre.

Sin embargo, la idea de que Batista y otros retuvieron información podría empañar la investigación Autolavado, que se apoya fuertemente en los acuerdos de admisión de culpabilidad _apenas algo nuevo aquí. Muchos en Brasil ya estaban inconformes por los acuerdos, en general, y otros están indignados por los benévolos acuerdos ofrecidos a los ejecutivos de JBS.

Janot dijo la semana pasada que investigará si el empresario y otros testigos cooperantes omitieron información en sus testimonios. El procurador ha dicho que los acuerdos judiciales pueden revocarse si los informantes no dijeron toda la verdad.

La revelación sucede luego que la oficina de Janot recibiera un audio sobre una conversación entre Batista y Ricardo Saud, ejecutivo de J&F Investimentos _la empresa que controla JBS. Los dos hombres aparentemente no sabían que estaban siendo grabados, y Janot dijo que el material contenía vagas referencias a actividades potencialmente ilícitas que no habían sido reveladas previamente, incluyendo la posibilidad de delitos en su propia oficina y en la Corte Suprema.

Fue cuidadoso al decir que cualquier información que reciban las autoridades _como acusaciones contra Temer_ siguen teniendo validez.

En su decisión, el juez Edson Fachin consideró que hay suficientes indicios de que Batista y Saud no dieron cierta información a los fiscales cuando formalizaron los alegatos de culpabilidad. Fachin ordenó que ambos hombres fueran detenidos. La decisión se tomó el viernes, pero la corte la hizo pública el domingo.

Guilherme Barros, de la firma de relaciones públicas GBR que representa a J&F, dijo que Batista y Saud se entregaron a la Policía Federal en la ciudad. Un comunicado por correo electrónico de GBR señaló que tanto Batista como Saud niegan haber mentido u omitido información en sus acuerdos y que han cumplido cabalmente los términos de sus tratos.

___

El fotógrafo de The Associated Press Nelson Antoine en Sao Paulo contribuyó a este despacho.