La UE financia el abuso a migrantes en Libia, denuncia ONG

Los gobiernos de la Unión Europea están financiando el abuso a migrantes en Libia al apoyar programas para impedir que partan hacia Europa, denunció el jueves la organización Médicos Sin Fronteras...

Los gobiernos de la Unión Europea están financiando el abuso a migrantes en Libia al apoyar programas para impedir que partan hacia Europa, denunció el jueves la organización Médicos Sin Fronteras.

La guardia costera libia, financiada por la Unión Europea, recoge migrantes que intentan huir a Europa cruzando el Mediterráneo y los entrega al sistema de detención libio, que es “una próspera empresa de secuestros, torturas y extorsión”, dijo la presidenta internacional de MSF, Joanne Liu, en una carta abierta.

“Los gobiernos europeos han elegido contener a la gente en esta situación. La gente no puede ser enviada de vuelta a Libia, ni deberían ser retenidos allí”, denunció.

La Comisión Ejecutiva de la UE negó que cerrar los ojos al trato que reciben los migrantes en Libia y dijo que su prioridad es poner fin al “círculo vicioso” en el cual los contrabandistas entregan a la gente a Libia, que los encierra en campos o centros de detención.

Liu rechazó elogiar las políticas comunitarias por recortar el número de emigrantes de parten de Libia hacia Europa y reducir el número de ahogamientos en el Mediterráneo.

Dijo que esta forma de pensar es “en el mejor de los casos, pura hipocresía, y en el peor, cínica complicidad en el negocio organizado de reducir a seres humanos a mercancía en manos de traficantes de personas”.

Liu publicó su carta después de una visita a dicho país africano, donde dijo que un robusto guardia armado con un garrote alejó a golpes a la gente de un portón de barrotes para que ella pudiera entrar e inspeccionar las instalaciones.

“Esto es lo que los líderes europeos llaman éxito”, dijo en conferencia de prensa.

Añadió que parte del problema es la falta de supervisión de los fondos europeos entregados a Libia cuando el bloque trata de impedir que la gente emprenda la peligrosa travesía a Italia.