Al menos cuatro personas han muerto y 67 han resultado heridos tras descarrilar un tren de 'Metro North' a unos 100 metros de la estación Spuyten Duybil en el barrio del Bronx, según confirmó el gobernador de Nueva York,  Andrew Cuomo.

Once de los lesionados se encuentran en estado crítico.

El suceso ha ocurrido a las 7:20 horas de la mañana de este domingo. Numerosos miembros de los servicios de rescate se han desplazado hasta el lugar del accidente.

Las primeras informaciones apuntaban a que varios vagones habían caído al agua donde convergen el río Harlem y el Hudson, no obstante, este hecho ha sido desmentido por la Policía, quienes indicaron que se quedó a pocos metros del borde.

El tren se dirigía desde Poughkeepsie, en el norte del estado de Nueva York, hacia la Grand Central Station de Nueva York.

La agencia dijo que el accidente fue reportado por un ingeniero pero se desconoce si los integrantes de la tripulación están heridos.

Metro-North ha informado a través de su cuenta en Twitter que el servicio entre Croton Harmon y GCTis ha sido temporalmente suspendido debido al incidente.

Causas del accidente

Algunos testigos señalaron que el tren podría circular a una velocidad superior a la habitual.

El presidente Autoridad de Transporte Metropolitano de Nueva York (MTA), Thomas Prendergast, señaló en la misma rueda de prensa que ese "es uno de los factores" que se están investigando, y recalcó que todas las curvas tienen un límite de velocidad.

El comisionado de policía de Nueva York, Raymond Kelly, explicó que había inquietud por si algún ocupante del tren podría haber sido proyectado hacia el río, pero añadió que la búsqueda con buceadores, embarcaciones, helicópteros y perros ha arrojado resultados negativos.

El maquinista del tren está hospitalizado y consciente Kelly indicó que la oficina del forense está ocupándose de los cadáveres de los fallecidos y que se está recogiendo toda la información posible para determinar las causas del accidente.

Conductor

El conductor del tren siniestrado ha asegurado al personal que investiga lo ocurrido que los frenos del convoy no funcionaron, según informa la CNN citando fuentes de la propia investigación.

También ha explicado que accionó los frenos del tren, pero que no se redujo la velocidad como era de esperar. El propio conductor está entre los heridos.

El descarrilamiento tuvo lugar muy cerca de un accidente similar que afectó en julio pasado a un tren de carga, aunque en aquella ocasión no hubo víctimas.

También se ha establecido una línea de emergencias para los familiares de los pasajeros.

Este accidente culmina una larga serie de incidentes menores y averías de consideración en los trenes de cercanías de la MTA durante los últimos meses.

El accidente sucedió en una curva muy pronunciada, y el tren iba propulsado por una locomotora en su parte trasera, no en la delantera como es habitual, según informó el canal de televisión local NY1.