El presidente estadounidense está haciendo su parte para apoyar a la pequeña empresa.

Barack Obama y sus hijas Malia y Sasha fueron el sábado a la librería Politics and Prose de Washington y compraron lo que él calificó como una "larga lista" de libros, entre los que incluyó The Kite Runner, Harold and the Purple Crayon y The Sports Gene.

El mandatario comentó que adquirió una lectura para cada edad, desde cinco a 52 años, su edad.

Obama envió un tuit el sábado temprano sobre la importancia de apoyar a la pequeña empresa.

El sábado posterior al Día de Acción de Gracias se ha vuelto conocido como "Sábado de la Pequeña Empresa". Está planeado para atraer clientes a empresas familiares entre el torbellino de las ventas del Viernes Negro ofrecidas por las mayores empresas de venta al por menor y las ofertas del Lunes Cibernético presentadas por las compañías vendedoras por internet.