El parlamento de Uganda no volverá a reunirse hasta que el gobierno presente un reporte sobre una serie de asesinatos que algunos temen puedan ser obra de un asesino en serie.

La decisión sobre la suspensión indefinida se tomó en la sesión plenaria del martes, después de que altos cargos del gobierno no ofrecieron una explicación para los asesinatos de mujeres en la capital, Kampala.

Al menos 20 mujeres fueron asesinadas desde junio en la zona metropolitana en torno a la ciudad, dijo la policía. Las muertes inquietan al normalmente tranquilo país del este de África.

El portavoz de la policía, Asan Kasingye, dijo el miércoles que los decesos no están relacionados y todavía no hay pruebas de la existencia de un asesino en serie. Las autoridades siguen investigando, agregó.

Medios locales reportaron que muchas de las mujeres fueron agredidas sexualmente antes de ser asesinadas, muchas de ellas estranguladas.

El cuerpo de una mujer joven apareció el lunes en un lavado de autos en un suburbio de Kampala, elevado a 20 el número de fallecidas. La policía anunció un día después la detención de un sospechoso, un hombre que estaba escondido en el santuario de un sanador tradicional.