UE rechaza apelación de Hungría y Eslovaquia por refugiados

El máximo tribunal de la Unión Europea rechazó el miércoles las acciones legales interpuestas por Hungría y Eslovaquia para quedar fuera de un plan de la UE para reubicar a refugiados. La decisión es...

El máximo tribunal de la Unión Europea rechazó el miércoles las acciones legales interpuestas por Hungría y Eslovaquia para quedar fuera de un plan de la UE para reubicar a refugiados. La decisión es vista como una victoria para los países que cargan con todo el peso de la crisis migratoria en el continente.

En su esperado fallo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea explicó que “desestimó en su totalidad los recursos interpuestos por Eslovaquia y Hungría”.

En septiembre de 2015, los países de la UE acordaron reubicar a 160.000 refugiados que llegaron a Grecia e Italia en el plazo de dos años. Por el momento solo se realojó a unas 24.000 personas. Hungría y Eslovaquia buscaban la anulación de la decisión.

Hungría y Polonia votaron en contra del plan y se han negado a participar en él, mientras que Eslovaquia ha aceptado a apenas un puñado de refugiados procedentes de Grecia.

El programa, que está considerado una pieza clave en la política migratoria comunitaria, fue adoptado por el procedimiento de “mayoría cualificada”, una votación considerada apropiada por el TJUE, que dijo que la UE “no tenía que actuar unánimemente” en esta decisión.

El escaso número de reubicaciones hasta la fecha se debe a una serie de factores que Bruselas no pudo haber previsto, incluyendo “la falta de cooperación de parte de ciertos estados miembro”, agregó la corte.

El primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, manifestó que respeta la decisión judicial aunque a su gobierno sigue sin gustarle el plan de distribución de migrantes, que algunos ven como un sistema de cuotas impuesto a países por burócratas no elegidos en Bruselas.

“Respetamos plenamente el veredicto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea”, dijo Fico a reporteros, agregando que la negativa de Bratislava al programa “no ha cambiado en absoluto”.

Según Fico, los realojamientos son una solución temporal y cree que el país no enfrenta ninguna sanción comunitaria por su posición. Funcionarios del bloque dijeron que la reubicación de los solicitantes de asilo que cumplan las condiciones en Grecia e Italia continuará incluso después del final del plan.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel, celebró la resolución y apuntó que espera que todos los países de la UE implanten la decisión “sin más demora”.

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional dio la bienvenida al fallo diciendo que tanto Budapest como Bratislava intentaban convertir sus países en “zonas libres de refugiados”.

“Eslovaquia y Hungría han intentado evitar el sistema comunitario de solidaridad, pero cada país tiene un papel en la protección de personas que huyen de la violencia y la persecución”, dijo la directora de la oficina del grupo para la UE, Iverna McGowan.

El Hungarian Helsinki Committee, un grupo de defensa de los solicitantes de asilo, pidió a Hungría que dé a los refugiados la oportunidad de presentar sus solicitudes.

"La lección sobre el veredicto es que ayudar a las personas que huyen de la guerra y el terror es verdaderamente una responsabilidad común para Europa”, dijo el grupo. “Hungría tiene que respetar la decisión de la corte de la UE”.

Además de los argumentos legales de Budapest contra el plan comunitario, el gobierno del primer ministro Viktor Orban hizo del caso la cuestión central de sus políticas desde principios de 2015 y antes de las elecciones parlamentarias previstas para abril de 2018.

La posición de Hungría es que solo sus líderes electos deberían poder decidir quién entra al país. Orban señaló que el flujo migratorio, compuesto principalmente por musulmanes, amenaza la identidad cultural de Europa y su país.

A mediados de septiembre de 2015, Hungría cerró su frontera sur primero con Serbia y más tarde con Croacia, con una valla coronada con alambre de cuchillas. Las cercas frenaron el paso de los migrantes que cruzaban el país en su camino hacia Europa Occidental, pero también redujo enormemente las posibilidades de que los refugiados pidan protección en territorio húngaro.

___

Cook informó desde Bruselas.