Líder de Myanmar culpa a desinformación de crisis rohingya

La líder de Myanmar, Aung San Suu Kyi, culpó a las noticias falsas y a una campaña de desinformación de alimentar una crisis que, según Naciones Unidas, llevó a más de 125.000 miembros de la minoría...

La líder de Myanmar, Aung San Suu Kyi, culpó a las noticias falsas y a una campaña de desinformación de alimentar una crisis que, según Naciones Unidas, llevó a más de 125.000 miembros de la minoría rohingya a huir a Bangladesh con historias de atrocidades cometidas por las fuerzas de seguridad.

El gobierno de Myanmar está defendiendo a “todo el mundo” en el estado occidental de Rakhine, dijo Suu Kyi al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en una llamada telefónica el martes, según un comunicado del ejecutivo. La violencia y el sufrimiento de los civiles generaron condenas a nivel internacional, con especial impacto en muchos países musulmanes.

La oficina de Erdogan en Ankara explicó que el líder turco dijo a Suu Kyi que debe evitarse el uso desproporcionado de la fuerza contra la minoría y actuar con máximo cuidado para evitar dañar a civiles.

Suu Kyi dijo a Erdogan que su viceprimer ministro fue víctima de noticias falsas cuando publicó fotos que supuestamente mostraban a rohingya muertos, unos decesos que no estaban relacionados con la crisis. Las imágenes difundidas en la cuenta de Twitter de Mehmet Simsek fueron retiradas.

Según Suu Kyi, esta desinformación ayuda a promover los intereses de "terroristas", una referencia a los insurgentes rohingya, cuyos letales ataques a puestos de seguridad de Myanmar el 25 de agosto desencadenaron la última operación militar contra la minoría y un éxodo de refugiados.

Cerca de 400 personas, la mayoría insurgentes, fallecieron en los enfrentamientos, señaló el ejército. Las fuerzas de seguridad respondieron a los ataques con días de “operaciones de limpieza” que, de acuerdo con el gobierno, buscaban eliminar a los insurgentes a los que acusa de prender fuego a las aldeas rohingya.

Muchos de los rohingya desplazados, sin embargo, dicen que fueron soldados birmanos los que incendiaron sus viviendas y realizaron disparos indiscriminados en sus aldeas en el estado de Rakhine. Los musulmanes rohingya enfrentan desde hace años discriminación en el país de mayoría budista del sudeste asiático.

El número de rohingya que abandonaron Rakhine superó las 125.000 personas, de los cuales el 80% son mujeres y niños, dijo el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

Una embarcación que llevaba a más refugiados rohingya naufragó durante la noche en la Bahía de Bengala, según la policía de Bangladesh, y al menos cinco personas se ahogaron. Se cree que la embarcación llevaba a unas 35 personas cuando volcó, indicó el policía Yakub Ali, que no pudo concretar cuántos estaban desaparecidos o habían llegado a la costa.

Un responsable de la agencia de gestión de desastres en Bangladesh había indicado antes el miércoles que el país establecerá un nuevo campamento para alojar a los recién llegados.