Agenda papal en Colombia: paz, ecología y futuro

Los esfuerzos del papa Francisco para consolidar el proceso de paz durante una visita de cinco días a Colombia empiezan a dar resultados antes del viaje: un cese de fuego entre el gobierno y el...

Los esfuerzos del papa Francisco para consolidar el proceso de paz durante una visita de cinco días a Colombia empiezan a dar resultados antes del viaje: un cese de fuego entre el gobierno y el último grupo rebelde importante.

Francisco sin duda elogiará el cese de fuego con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) cuando arribe a Bogotá el miércoles, considerándolo otro importante paso en el camino de la reconciliación luego de cinco décadas de conflicto sangriento.

Francisco tenía una ardua tarea para tratar de sanar las heridas del conflicto más prolongado en América Latina y a la vez avanzar en su agenda pastoral. En su 20mo viaje al exterior se prevén mensajes ambientalistas, contra el narcotráfico y de exhortaciones a la clase política colombiana para que tome medidas contra las desigualdades económicas y sociales que dieron origen al conflicto.

“No podemos esperar soluciones mágicas de parte del papa”, dijo Guzman Carriquiry, un asesor del Vaticano sobre América Latina. “Pero es necesario afrontar las verdaderas causas de la violencia si quieren una auténtica pacificación en Colombia”.

Si bien se enfocará en Colombia, habrá presiones sobre Francisco para que se refiera a la crisis política y humanitaria en la vecina Venezuela, donde el Vaticano intentó en vano ser el mediador de las conversaciones entre la oposición y el gobierno del presidente Nicolás Maduro, calificado de “dictadura” por la jerarquía católica local.

A continuación, un vistazo a lo que se puede esperar durante el viaje de Francisco, el tercero de un papa a Colombia.

___

SANAR HERIDAS

En el último tramo de las conversaciones de paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Francisco planteó un desafío público a los negociadores reunidos en Cuba: “No tenemos el derecho de permitirnos un fracaso más en este camino de la paz y la reconciliación”, les dijo en 2015 desde la Plaza de la Revolución en La Habana.

Y finalizó con una promesa: Una vez firmado y ratificado un acuerdo, visitaría el país de abrumadora mayoría católica para ayudar a consolidarlo.

Francisco cumple su promesa con este viaje, en el que espera promover la reconciliación entre víctimas y victimarios. Puede resultar difícil, dadas las divisiones que condenaron un referendo sobre el acuerdo inicial en 2016 y que persisten después de la aprobación por el Congreso de un acuerdo modificado en 2016.

El viaje incluye un encuentro de reconciliación en la ciudad central de Villavicencio, cerca de un antiguo reducto rebelde.

___

CUIDAR LA CREACIÓN

Francisco difícilmente podía viajar al borde de la Amazonia sin pronunciar un mensaje enérgico por el cuidado responsable del planeta, dado que el ambientalismo ha sido una prioridad de su pontificado.

Enormes territorios de la selva y las zonas mineras de Colombia que eran inaccesibles durante el conflicto _ y por lo tanto estaban protegidas _ están listas para ser explotadas.

El primer papa latinoamericano ha lamentado con frecuencia que los pueblos indígenas y los más pobres son los más afectados cuando llegan las multinacionales y trastornan ecosistemas delicados.

Se prevé que Francisco hable sobre el ambiente y su encíclica “Laudato Sii” de 2015, en la cual advierte que el sistema económico “estructuralmente perverso” vigente podría transformar la tierra en una “inmensa pila de basura”.

___

CONFLICTO VECINO

El Vaticano dice que no están previstas audiencias oficiales con los obispos venezolanos, que se reunirán con sus hermanos de todo el continente en Bogotá. Pero difícilmente podrá ignorar a los miles de refugiados venezolanos que han cruzado la frontera para huir de la falta de alimentos y medicamentos, la inflación galopante, la violencia política y uno de los índices de homicidios más altos del mundo.

El Vaticano inicialmente trató de mostrarse neutral con respecto a Venezuela, cuando mediaba en las conversaciones entre gobierno y oposición que finalmente fracasaron.

La neutralidad se acabó el 4 de agosto cuando la Santa Sede se negó a reconocer una nueva asamblea constitucional omnipotente y partidaria de Maduro, y pidió su suspensión porque “fomenta un clima de tensión y enfrentamiento”. El Vaticano exigió que todas las partes _”en particular el gobierno”_ respeten los derechos humanos fundamentales y la constitución vigente.

___

LA IMPORTANCIA DE MEDELLÍN

Antes de adquirir notoriedad por sus carteles homicidas del narcotráfico, Medellín, la segunda ciudad más importante del país, era célebre en círculos católicos por haber sido sede en 1968 de una conferencia episcopal regional que definió lo qué significaba ser católico en América Latina.

La reunión, inaugurada por Paulo VI en la primera visita de un papa al continente, ratificó que la misión rectora de la iglesia era la “opción preferente por los pobres”.

Francisco, un jesuita argentino, se formó como sacerdote en ese ambiente y evidentemente lo ha hecho suyo, ya que los pobres y los marginados de la sociedad son el foco de su ministerio. Es por eso que, probablemente, se referirá a la importancia histórica de Medellín para la iglesia de su continente natal.

“Medellín es un enorme símbolo en términos de definir a la iglesia en América Latina”, dijo Rafael Luciano, profesor de teología en la Universidad Andrés Bello de Caracas.

___

“ESCLAVO DE LOS ESCLAVOS”

El último día de Francisco en Colombia será, en más de un sentido, el más personal: rendirá homenaje a otro jesuita, San Pedro Claver, un misionero español del siglo XVII que defendía a los esclavos africanos que arribaban al puerto colonial de Cartagena, algo que durante siglos le ha granjeado la admiración de papas y activistas por los derechos humanos.

Francisco rezará ante la tumba de Claver y colocará la primera piedra en la obra de nuevos hogares para indigentes en un barrio pobre de Cartagena.

Claver, que se declaró “esclavo de los esclavos para siempre”, podría servirle de punto de partida para reflexionar sobre el racismo, la discriminación y las secuelas de la esclavitud africana en el continente americano.

___

Nicole Winfield está en www.twitter.com/nwinfield