Autoridades venezolanas reactivan emisora de radio

Las autoridades venezolanas ordenaron reanudar las transmisiones de una radio del occidente del país que fue cerrada por algunas horas por no tener licencia, anunció el martes un directivo de la...

Las autoridades venezolanas ordenaron reanudar las transmisiones de una radio del occidente del país que fue cerrada por algunas horas por no tener licencia, anunció el martes un directivo de la emisora.

La estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) notificó a media tarde a la emisora Fe y Alegría 88.1 FM que podía reactivar las transmisiones que fueron suspendidas al mediodía por una comisión del organismo que se presentó en la radio para informales que no podían operar porque “no nos habían autorizado trabajar en esa concesión”, dijo a The Associated Press Mario Pérez, coordinador nacional de la red de emisoras ya mencionadas.

“Nos volvió el alma al cuerpo”, afirmó Pérez al celebrar la reanudación de las transmisiones y agregó que el director de Conatel se comprometió a reunirse con la directiva de la red nacional de emisoras Fe y Alegría, que integran 21 radios, para resolver los casos de las emisoras del grupo que están tramitando las concesiones.

Fe y Alegría 88.1 FM, que tiene once años operando, forma parte de una red nacional de emisoras que maneja el movimiento de educación popular Fe y Alegría que dirigen sacerdotes jesuitas.

Las autoridades no han ofrecido comentarios sobre el caso.

Conatel acordó el 25 de agosto el cese de transmisiones de las emisoras capitalinas 92.9 FM y Mágica 99.1 FM, que mantenían algunos espacios críticos al gobierno, debido a que no les renovó las concesiones.

La medida contra las dos emisoras fue tomada poco después de que Conatel ordenara a las empresas de televisión por suscripción retirar la señal de los canales colombianos Caracol y RCN.

Opositores y gremios del sector rechazaron las medidas y acusaron al gobierno del presidente Nicolás Maduro de violar la libertad de expresión.

Maduro ha mantenido durante sus más de cuatro años mandato tirantes relaciones con los medios de comunicación a los que acusado de conspirar contra su gobierno y difundir informaciones falsas.