Bob Menéndez: ¿Corrupción o una realidad política?

Se le indilga que se daba la gran vida, con hoteles de 1.500 dólares la noche y denuncias de aventuras amorosas con modelos y actrices.Pero más allá de estos ángulos para el periodismo amarillo, el...

Se le indilga que se daba la gran vida, con hoteles de 1.500 dólares la noche y denuncias de aventuras amorosas con modelos y actrices.

Pero más allá de estos ángulos para el periodismo amarillo, el juicio del senador Bob Menéndez por corrupción, que comienza esta semana, podría poner sobre el tapete todo el funcionamiento del gobierno y privar a los demócratas de una codiciada banca en el Senado.

Menéndez y el oftalmólogo de la Florida Salomon Melgen serán juzgados a partir del miércoles, en que se harán las primeras presentaciones.

Los fiscales dicen que Menéndez trató de promover los intereses económicos de Melgen a cambio de donaciones políticas y de regalos, incluidas vacaciones de lujo, vuelos en el avión de Melgen y estadías en su residencia en un exclusivo resort de la República Dominicana frecuentado por celebridades como Beyonce y Jay-Z.

También se acusa de Menéndez de presionar a funcionarios del Departamento de Estado para que se les diesen visas a tres mujeres jóvenes descritas como novias de Melgen.

Tanto Menéndez como Melgen se declararon inocentes. Los abogados del senador dicen que los viajes en los que los fiscales ven algo turbio son típicos ejemplos de dos amigos que se van de vacaciones juntos, que la mayor parte del dinero que donó Melgen fue a parar a comités que Menéndez no controlaba y que el legislador no controlaba a la gente que hizo lobby a favor de Melgen.

“No veo el momento de tener finalmente la oportunidad de ser exonerado”, dijo Menéndez, quien fue encausado en abril del 2015 y rechaza versiones de irregularidades en sus manejos desde el 2013. “No hice nada malo, no hice nada ilegal”, insistió.

Si Menéndez es hallado culpable, renuncia o es obligado a abandonar su banca por una mayoría de dos tercios antes de que el gobernador Chris Christie deje su cargo el 16 de enero, Christie será quien elija su sucesor.

La banca de Menéndez es muy codiciada. Si estuviese en manos de un republicano, ese partido probablemente hubiera podido anular la ley de salud aprobada durante el gobierno de Barack Obama, que es uno de sus grandes objetivos y el cual no ha podido cumplir.

___

LAS NOVIAS Y LAS “ACTIVIDADES OFICIALES”

Entre los regalos que Melgen le habría dado a Menéndez, según los fiscales, figuran vuelos en el avión privado del empresario, vacaciones en una villa de Melgen en la República Dominicana y una estadía de tres noches en un hotel de lujo de París que habría costado 5.000 dólares.

Melgen donó más de 750.000 dólares a entidades que apoya Menéndez, según la acusación, teóricamente para que el senador usase su influencia para beneficio de Melgen.

De acuerdo con los fiscales, Menéndez hizo fuerza durante tres años para que Melgen no pagase 8,9 millones de dólares por sobrecargos al programa de salud Medicare, se reunió con un subsecretario de Estado para ayudar a Melgen en una disputa en torno a la compra de equipo para un puerto de la República Dominicana y ayudó a que una de las novias de Melgen y su hermana pudiesen ingresar al país después de que sus pedidos de visa fuesen rechazados.

Los fiscales aseguran que Menéndez y sus colaboradores también se movilizaron para que otras dos novias de Melgen, una brasileña y una ucraniana, pudiesen viajar a Estados Unidos.

Los jurados tendrán que analizar complejos conceptos legales y decidir, por ejemplo, si las gestiones de Menéndez ante funcionarios de la rama ejecutiva constituyeron “actos oficiales”, según la descripción de los estatutos sobre sobornos. Y ello dependerá de la interpretación que se haga de una decisión de la Corte Suprema del 2016 en la que se anuló el fallo de culpabilidad del ex gobernador republicano de Virginia Bob McDonnell, acusado también de aceptar sobornos.

Mala Ahuja Harker, una ex fiscal federal que ahora trabaja para una firma privada, cree que entrarán en juego apreciaciones subjetivas de los jurados. “Tendrán que decidir lo que es justo, si creen que así es que debe funcionar la política”, manifestó.

El profesor de ciencias políticas de la Universidad de Missouri Marvin Overby estima que los jurados deberán evaluar si las conversaciones de Menéndez con funcionarios del gobierno fueron actividades rutinarias de un senador o esfuerzos ilegales por ayudar a alguien que le ha dado regalos y ha contribuido a sus campañas.

“La impresión que tiene la gente de lo que constituye corrupción y la interpretación legal de lo que es corrupción son a menudo muy distintas”, expresó Overby.

___

'ELLOS SABEN BIEN QUIÉN SOY'

Hijo de inmigrantes cubanos, Menéndez inició su carrera como funcionario público a comienzos de la década de 1970 en el condado Hudson de Nueva Jersey, un bastión demócrata de gran diversidad étnica y económica separado de Manhattan por el río Hudson.

Empezó como miembro de la junta escolar y trepó hasta llegar a representante estatal. En el 2006 pasó a ocupar la banca senatorial que dejó vacante Jon Corzine al ser elegido gobernador de Nueva Jersey. Christie, por entonces fiscal federal, empezó a investigar los lazos de Menéndez con una organización que luchaba contra la pobreza y que le alquilaba oficinas en momentos en que él la ayudaba a conseguir fondos federales.

Menéndez ganó las elecciones del 2006 con el 54% de los votos y la investigación fue concluida en el 2011 sin que se le formulasen cargos.

Christie dijo el mes pasado que, si bien él y Menéndez tienen opiniones muy distintas en torno a muchos temas, considera al senador demócrata “un firme defensor de los intereses del estado” y alguien que “sabe cómo funciona el sistema político y que defiende firmemente las cosas en las que cree”.

Menéndez no se ha escondido desde que fue encausado en abril del 2015. Se ha presentado en numerosos actos para impulsar sus causas y criticar muchas de las políticas del presidente Donald Trump. Se ha mantenido firme en su oposición a estrechar los lazos con Cuba y elogió la decisión de Trump de dar marcha atrás con la reanudación de relaciones diplomáticas con la isla que puso en marcha Obama.

La acusación tampoco le impidió seguir recaudando fondos. Desde que fue encausado recaudó más de 6 millones de dólares, según documentos legales.

En una reciente conferencia de prensa para analizar los seguros para inundaciones en una ciudad que fue muy golpeada por la tormenta Sandy, un individuo le agradeció a Menéndez por tomarse el tiempo para hablar directamente con el electorado.

Menéndez dijo luego que la gente que lo apoya “sabe quién soy, sabe que durante 43 años dediqué mi vida de adulto al servicio público y que lo hice con honestidad e integridad”.

___

Los reporteros de la Associated Press Michael Catalini (East Rutherford, Nueva Jersey) y Michelle Minkoff (Washington) colaboraron en este despacho.