Macri "ocupado y preocupado" por caso Maldonado

El gobierno de Mauricio Macri cambió una postura distante para involucrarse en el esclarecimiento de la desaparición del joven Santiago Maldonado, cuyo caso ha impactado a la sociedad y podría tener...

El gobierno de Mauricio Macri cambió una postura distante para involucrarse en el esclarecimiento de la desaparición del joven Santiago Maldonado, cuyo caso ha impactado a la sociedad y podría tener un costo político de cara a las elecciones legislativas de octubre en Argentina.

“Estoy preocupado y ocupándome todos los días de ver qué novedades hay y apoyar a la justicia”, dijo Macri el martes, quien se refirió en profundidad al tema por primera vez desde que la familia Maldonado denunció su desaparición a principios de agosto durante un operativo de fuerzas federales en la Patagonia.

Poco después, el mandatario encabezó una cumbre con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y otros altos funcionarios para analizar el caso. Mientras tanto, en el sur, dos testigos declaraban por primera vez ante la justicia que el joven de 28 años fue detenido el 1 de agosto por agentes de la Gendarmería --la policía de fronteras-- durante el desalojo de miembros de una comunidad mapuche que cortaban una ruta en la provincia de Chubut, unos 1.800 kilómetros al suroeste de Buenos Aires.

Los mapuches reclaman como propias vastas extensiones de tierra que son propiedad de la compañía italiana Benetton.

Maldonado, artesano y tatuador, se había instalado en la Patagonia desde hacía unos meses y allí se solidarizó con la causa mapuche.

Su desaparición ha reavivado viejos fantasmas en la sociedad argentina que todavía tiene latente en su memoria las atrocidades cometidas durante la última dictadura militar (1976-1983), que según organismos de derechos humanos dejó 30.000 desaparecidos.

En un primer momento, el gobierno de Macri mantuvo una actitud distante con el caso y negó la responsabilidad de la Gendarmería, pero la falta de resultados en la búsqueda ha dado una excusa a la oposición para criticarlo en medio de la campaña para los comicios legislativos, considerados clave por el oficialismo para implementar una serie de reformas económicas que requieren el aval del Congreso.

Tras la reunión con sus ministros, Macri ordenó que el secretario de derechos humanos Claudio Avruj viaje al sur del país para ponerse a disposición de la investigación judicial.

Hasta los testimonios de este martes, el juez Guido Otranto y la fiscal Silvina Ávila insistieron que no había elementos contundentes para responsabilizar a la Gendarmería por la desaparición del joven.

Los mapuches argumentaron que no declararon antes por temor a represalias.

“Agradecemos su valentía y coraje a las personas que han venido a declarar, lo que continúa es la única hipótesis que había desde el principio, Santiago fue víctima de una desaparición forzada”, dijo en rueda de prensa Verónica Heredia, abogada de la familia Maldonado.

La defensora indicó que todavía siguen pendientes los resultados de peritajes a vehículos de la Gendarmería así como los estudios técnicos de las comunicaciones de los celulares pertenecientes a Maldonado.

"Vamos a mantener esa posición de prudencia porque eso es lo que se tiene que manifestar en esta etapa de la Argentina, ser prudentes y alejarnos de cualquier manifestación prejuiciosa o violenta “, apuntó Macri más temprano en referencia a los incidentes ocurridos el viernes tras una manifestación de organismos de derechos humanos y organizaciones políticas y sociales en la histórica Plaza de Mayo al cumplirse un mes de la desaparición del Maldonado.

Unas 30 personas fueron detenidas durante 48 horas, entre ellas al menos tres periodistas, por los disturbios y destrozos en el centro de Buenos Aires. Los detenidos acusaron a la policía de arrestarlos sin fundamentos y de excederse en el uso de la fuerza.