Intensa lucha contra incendios en oeste de EEUU

Los bomberos se esforzaban el martes por extinguir feroces incendios en el oeste de Estados Unidos a pesar de un calor sofocante, violentas llamas y clima árido.Dos parques nacionales de Estados...

Los bomberos se esforzaban el martes por extinguir feroces incendios en el oeste de Estados Unidos a pesar de un calor sofocante, violentas llamas y clima árido.

Dos parques nacionales de Estados Unidos están amenazados por las llamas que arden en el oeste del país y hacia el norte en Canadá, a tal punto que en algunos logares el espeso humo negro ha dificultado la respiración de los habitantes.

El Parque Nacional Glacier en Montana tuvo que evacuar su centro turístico debido a un incendio que abarcaba 36 kilómetros cuadrados (14 millas cuadradas) y los fuertes vientos impulsaban las llamas hacia el hotel.

El hotel, conocido como el Lake McDonald Lodge, una estructura de 103 años de antigüedad estilo cabaña, está ubicado al lado de la atracción icónica del parque, un sendero ascendente que a muchos turistas hasta les causa vértigo.

Para los bomberos hubo malas noticias el lunes: el viento empezó a soplar en dirección contraria, llevando a las llamas por la ladera de la montaña hacia la ribera del lago.

Las llamas ya hicieron cenizas al Sperry Chalet, otro edificio del parque, y perder al Lake McDonald Lodge causaría “una devastación inimaginable”, dijo Mark Hufstetler, un historiador que trabajó en el local por varios años en las décadas de 1970 y 1980.

“Estos algunas de las estructuras más famosas de todo Estados Unidos, y son parte imprescindible de la experiencia de estar en Parque Nacional Glacier”, dijo Hufstetler.

Los bomberos están conscientes de la importancia de las estructuras y están dispuestos a hacer todo lo posible por protegerlos, dijo la vocera del departamento Diane Sine.

“Preservar esas estructuras es importante para todos nosotros, es una altísima prioridad”, comentó la vocera.

El lunes a las afueras del Parque Nacional Yosemite en California, los fuertes vientos llevaron a las llamas a un campo que alberga a árboles sequoia de 2.700 años de antigüedad. Las autoridades informaron que las llamas recorrieron aproximadamente la mitad del campo pero no destruyeron ninguno de los árboles.

Las llamas quemaron arbustos y dejaron marcas en algunas secuoyas, árboles gigantescos con hasta 2.700 años de antigüedad, dijo Cheryl Chipman, vocera de los bomberos.

“Esos árboles tienen una corteza muy gruesa así que sobreviven bastante bien”, dijo Chipman.

___

Thanawala reportó desde San Francisco.