Duterte permitirá que prensa acompañe a policías en redadas

El presidente de Filipinas ordenó a la policía dejar que periodistas les acompañen en las redadas contra traficantes de drogas, en un intento por desmentir reportes de que los agentes cometen...

El presidente de Filipinas ordenó a la policía dejar que periodistas les acompañen en las redadas contra traficantes de drogas, en un intento por desmentir reportes de que los agentes cometen ejecuciones extrajudiciales.

Rodrigo Duterte emitió la orden en una conferencia de prensa el martes, luego que se transmitió por televisión una audiencia en el Senado donde se investiga la muerte de civiles en la ofensiva antidrogas.

En la audiencia, el jefe de la policía Ronald dela Rosa lloró al quejarse de que se acusa injustamente a sus agentes.

“Esta es una orden: Lleven a la prensa y que vayan primero para que tengan la historia de principio a fin. Si los dejan entrar y el tiroteo ha terminado, dirán, ‘ah, plantaron las armas en los sospechosos’”, dijo Duterte.

“Si los hieren, ¿seguirán creyendo que aquellos no tienen armas? Adelante”, dijo el presidente, y añadió que los periodistas deben estar junto a los efectivos de seguridad cuando allanen las guaridas de presuntos traficantes.

La ofensiva de Duterte, donde han muerto miles de sospechosos, se encuentra bajo renovado escrutinio luego que policías abatieron al Kian Loyd delos Santos, un estudiante de 17 años, durante un allanamiento, afirmando que era un traficante de drogas que disparó contra los agentes. Pero la familia del joven y testigos dicen que era sólo un estudiante que rogó que no lo mataran antes de ser ultimado.

Se han presentado denuncias de asesinato y torturas contra tres policías y su jefe por la muerte de Santos el 16 de agosto. En medio de la indignación creciente, Duterte ha dicho que los agentes irán a la cárcel si mataron al muchacho y ofreció condolencias personalmente a los padres del joven.

El presidente ha dicho con mayor claridad últimamente que los agentes enfrentarán a la justicia si se determina que efectuaron ejecuciones extrajudiciales. Anteriormente había prometido otorgarles el indulto presidencial si se los condenaba por delitos cometidos durante la lucha contra la droga.

Duterte insiste que su gobierno no admite las matanzas extrajudiciales, aunque en el pasado amenazó reiteradamente de muerte a presuntos narcos. Se mostró asombrado ante la indignación provocada por la muerte de Santos y la posterior de Carl Angelo Arnaiz, de 19 años, acusado por la policía de tirotearlos después de asaltar a un taxista el mes pasado.