Indignación en China por reportes de disturbios étnicos

Internautas chinos inundaron el martes varias cuentas del gobierno en medios sociales con miles de indignados comentarios antiislámicos, tras la difusión en internet de varios videos sin verificar...

Internautas chinos inundaron el martes varias cuentas del gobierno en medios sociales con miles de indignados comentarios antiislámicos, tras la difusión en internet de varios videos sin verificar que parecían mostrar una revuelta de miembros de una minoría musulmana en una ciudad norteña.

Los airados comentarios dirigidos esta semana a las cuentas de medios sociales de la policía municipal de Tangshan, la Liga Joven Comunista y otras instituciones se han centrado en los reportes sin confirmar sobre que docenas de musulmanes hui habrían protagonizado disturbios en un control de peajes de autopista después de que un clérigo de su comunidad fuera golpeado o lastimado en un altercado.

Las llamadas a la policía y a oficinas del gobierno en varios distritos de la ciudad de Tangshan, donde supuestamente ocurrieron los disturbios, quedaron sin responder el martes o fueron atendidas por funcionarios que dijeron no estar al cargo de responder a preguntas de los medios sobre el incidente.

Un funcionario apellidado Zhao del gobierno del distrito de Guye confirmó al diario oficial Global Times que “alguien fue golpeado”, pero no dio más detalles. El sitio web de la Radio Free Asia, financiada por el gobierno estadounidense, informó de disturbios el sábado por la noche en el puesto de peajes después de que el clérigo musulmán resultara herido en un altercado, y citó mensajes en internet sobre que el religioso habría sigo golpeado por un trabajador del puesto de peajes después de que intentara pasar por un carril cerrado en lugar de esperar una larga fila.

Los usuarios se quejaban en internet sobre que se habían borrado sus mensajes sobre los disturbios en microblogs chinos, mientras que las búsquedas en internet relacionadas con el reporte se habían bloqueado.

Dos mujeres que respondieron al teléfono en restaurantes cercanos a la oficina del gobierno del distrito de Kaiping dijeron haber oído hablar de los altercados, pero no pudieron dar más detalles.

Imágenes subidas a YouTube, fuera del alcance de los censores chinos, mostraban a un grupo de hombres con sombreros blancos reunidos ante la sede de gobierno del distrito de Kaiping y enfrentamientos nocturnos entre hombres vestidos de forma similar y policías antimotines. No fue posible verificar los videos en un primer momento.

Según estadísticas oficiales hay más de 20 millones de musulmanes en China, la mayoría entre minorías étnicas como los uigures o los huis. Los 10,6 millones de huis en China, descendientes de colonos musulmanes y chinos que se convirtieron al islam, tienen desde hace tiempo una relación tensa con los han, que suponen el 90% de los 1.370 millones de habitantes de China.

Sin embargo, la violencia relacionada con los huis, que viven en su mayoría en el norte de China, ha sido relativamente rara en los últimos años. En 2004, hasta 5.000 personas habrían luchado con palos y quemado varias casas en peleas callejeras en una localidad del centro del país entre huis y hans.

La marea de comentarios sobre el tema refleja un aumento reciente del sentimiento antiislámico en internet, que los expertos temen pueda agravar las tensiones étnicas y religiosas latentes en China.

Los internautas que escribieron esos comentarios, según The Global Times, opinaban que las autoridades eran más permisivas con los infractores que pertenecen a minorías musulmanas. Sin embargo, algunas minorías musulmanas chinas, como los uigures, oriundos de la región noroccidental de Xinjiang, afirman ser objeto de discriminación social y económica.