Estados Unidos amplió este viernes los alcances de una ley para combatir la evasión fiscal mediante la firma de dos acuerdos de cooperación en la materia con Costa Rica y las Islas Caimán, anunció el Departamento del Tesoro.

Estos acuerdos ponen de relieve la creciente cooperación internacional en los esfuerzos para poner fin a la evasión de impuestos, donde sea

Los convenios al amparo de la Ley de Control de Cuentas Extranjeras se suman a otros 12 que Estados Unidos ha suscrito con gobiernos y entidades oficiales extranjeras desde que la ley fue promulgada en 2010.

Gracias a estos documentos, Estados Unidos podrá conocer ahora información sobre los estadounidenses que poseen cuentas en bancos e instituciones financieras de ambos países, en reciprocidad en el caso de Costa Rica.

El subsecretario del Tesoro para Asuntos Fiscales Internacionales, Robert B. Stacks, consideró que los acuerdos constituyen significativos logros en los esfuerzos para promover la transparencia fiscal a nivel global.

"Estos acuerdos ponen de relieve la creciente cooperación internacional en los esfuerzos para poner fin a la evasión de impuestos, donde sea", dijo el funcionario.

Bajo este convenio, las Islas Caimán serán requeridas a reportar toda información sobre cuentas de estadounidense en la isla a la Autoridad de Información Tributaria de Islas Caimán, la entidad oficial que sirve como enlace en la materia con gobierno extranjeros.

De manera eventual esa información será turnada al Servicio Interno de Rentas (IRS), la oficina de fiscalización del gobierno estadunidense.

De igual forma, el gobierno estadunidense firmó un nuevo acuerdo para intercambio de información con las Islas Caimán que pasó a reemplazar uno vigente desde 2010.

El documento firmado con Costa Rica permitirá al gobierno centroamericano recibir a su vez información sobre costarricenses que poseen cuentas e inversiones en Estados Unidos.

La Ley de Control de Cuentas Extranjera requiere una retención parcial de fondos en los pagos hechos a todas aquellas instituciones financieras extranjeras que no accedan a identificar y reportar información sobre estadunidenses con cuentas en las mismas.