Líder norcoreano inspecciona nueva bomba de hidrógeno

El líder norcoreano Kim Jong Un inspeccionó una nueva bomba de hidrógeno “súper explosiva” diseñada para ser colocada en un misil balístico intercontinental, afirmó el domingo la prensa estatal, una...

El líder norcoreano Kim Jong Un inspeccionó una nueva bomba de hidrógeno “súper explosiva” diseñada para ser colocada en un misil balístico intercontinental, afirmó el domingo la prensa estatal, una declaración que algunos expertos extranjeros pondrán en duda pero que plantea la posibilidad de una prueba atómica inminente.

Fotografías difundidas por Corea del Norte mostraban a Kim mientras hablaba con sus lugartenientes y observaba un dispositivo plateado con forma de cacahuate que aparentemente era la presunta bomba termonuclear destinada para un misil intercontinental.

Más allá de la legitimidad de la afirmación de Pyongyang, las palabras utilizadas en el comunicado parecen ser una señal firme de que el gobierno norcoreano pronto efectuará otra prueba de un arma nuclear, algo crucial si es que los científicos de ese país quieren cumplir la meta nacional de tener un arsenal de misiles balísticos intercontinentales capaces de alcanzar el territorio estadounidense.

Se ha vaticinado que una prueba así podría realizarse el 9 de septiembre o en una fecha cercana _ese día se conmemora la fundación de Corea del Norte_, algo que sí llevó a cabo el año pasado.

Como parte de los trabajos norcoreanos para desarrollar armamento, los expertos en propaganda de Kim dijeron que él visitó el Instituto de Armas Nucleares e inspeccionó una bomba de hidrógeno “hecha en casa” con “potencia súper explosiva” que “es ajustable desde decenas de kilotones a cientos de kilotones”, afirmó la Agencia Noticiosa Central Coreana, operada por el estado.

Corea del Norte efectuó en julio su primera prueba de un misil balístico intercontinental, parte de un sorprendente avance en el programa nuclear y de misiles del país desde que Kim ascendió al poder tras la muerte de su padre a fines de 2011. Luego de sus dos pruebas de estos misiles _que, cuando estén perfeccionados, podrían tener como blanco amplias regiones de Estados Unidos_, Pyongyang amenazó en agosto con lanzar sus misiles Hwasong-12 de alcance intermedio hacia el territorio estadounidense de Guam en el Pacífico.

La semana pasada lanzó un Hwasong-12 sobre el norte de Japón, el primer vuelo sobre ese país de un misil capaz de portar armas nucleares, un lanzamiento que Kim describió como un “preludio significativo” para contener a Guam, donde Estados Unidos tiene importantes instalaciones militares.

En Washington no hubo una reacción inmediata de la Casa Blanca ni del Departamento de Estado.

Está claro que cada nueva prueba nuclear y de misiles le da a Corea del Norte información invaluable que le permite lograr grandes avances en su capacidad. Una cuestión crucial es qué tan lejos ha llegado el país para reducir de tamaño las ojivas nucleares de forma que quepan en misiles de largo alcance.

“Aunque no podemos verificar la afirmación, (Corea del Norte) desea que creamos que puede efectuar un ataque termonuclear ahora, si es atacada. Y algo que hay que destacar es que (Pyongyang) también querrá probar esta ojiva, probablemente con un mayor rendimiento, para demostrar esta capacidad”, dijo Adam Mount, miembro del Center for American Progress (Centro para el Progreso Estadounidense), una organización progresista de investigación y activismo.

___

Los periodistas de The Associated Press Youkyung Lee y Kim Tong-hyung contribuyeron con este despacho.