Harvey cambia ecuación antes de que Congreso reanude labores

La desolación causada por el huracán Harvey en Texas ha cambiado la ecuación de las prioridades políticas en el Congreso de Estados Unidos, días antes de que los legisladores regresen a Washington el...

La desolación causada por el huracán Harvey en Texas ha cambiado la ecuación de las prioridades políticas en el Congreso de Estados Unidos, días antes de que los legisladores regresen a Washington el martes para reanudar labores, después de un receso de verano de cinco semanas.

Los legisladores han logrado poco en la primera mitad del año, y ahora se enfrentan a una enorme carga de trabajo. Su tarea más urgente es canalizar ayuda para la región azotada por de Harvey y eso está haciendo a un lado otras disputas.

Se ha reducido la perspectiva de una parálisis del gobierno por falta de aprobación del presupuesto por parte de las cámaras legislativas, pero el Congreso todavía deberá asumir el tema difícil de la inmigración.

Una enorme carga de trabajo espera a los legisladores, incluso la forma en que se financiará al gobierno _algo que deberán resolver a fin de mes_ y el aumento del límite de endeudamiento federal para evitar un incumplimiento catastrófico de pagos, que podría ocurrir por primera vez en la historia.

Sin embargo, el enfoque inmediato será apurar un paquete de ayuda a Texas y Luisiana, devastados por la tormenta, y ese imperativo bipartidista ha dejado de lado las peleas sobre un eventual cierre del gobierno y las disputas del presidente Donald Trump con los legisladores republicanos.

"Alguien que acaba de ser rescatado de su techo no quiere escuchar nada sobre nuestras disputas internas ni nuestros debates sobre procedimientos, cuando han perdido sus casas y están tratando de averiguar dónde van a dormir la noche siguiente", afirmó el representante republicano Charlie Dent.

Se espera que la Cámara de Representantes y el Senado voten rápidamente sobre la primera cuota de ayuda de 7.900 millones de dólares para ayudar con las necesidades inmediatas de recuperación y reconstrucción en Houston y sus alrededores. En las siguientes semanas los legisladores deberán definir cuántos miles de millones de dólares adicionales se invertirán en un proyecto de ley de gastos generales que mantendrá funcionando el gobierno después del 30 de septiembre, cuando finalice el actual año presupuestario.

Después de pasar los primeros seis meses del año sin poder revocar y reemplazar la ley de salud que creó el presidente Barack Obama y sin cumplir con los plazos en otros frentes, una acción rápida sobre Harvey le dará al Congreso y a Trump la oportunidad de verse competentes y recordarle a los votantes que el gobierno puede ser una fuerza positiva.

Los legisladores republicanos se dirigen al último trimestre del año con cierta desesperación por mostrar que son capaces aún de hacer logros notables y avanzar en una reforma impositiva radical. El Partido Republicano, mayoritario en el Congreso, está ansioso por tener la oportunidad de cambiar su triste trayectoria antes de las elecciones del año próximo.