Un mexicano entre los fallecidos por Harvey en Texas

El mexicano Benito Juárez Cavazos había llegado como ilegal a Texas cuando era adolescente y 28 años después estaba en proceso de recibir su tarjeta de residente pero murió durante las inundaciones...

El mexicano Benito Juárez Cavazos había llegado como ilegal a Texas cuando era adolescente y 28 años después estaba en proceso de recibir su tarjeta de residente pero murió durante las inundaciones causadas por el huracán Harvey.

Juárez Cavazos, de 42 años, trabajaba en un taller de reparación de autos y había recibido en fecha reciente un permiso de trabajo así como una tarjeta del Seguro Social; tenía programada una cita para conseguir la residencia permanente el día después de que se ahogó, dijeron sus primos el viernes durante un servicio religioso celebrado en su memoria.

“Cuando recibió su tarjeta del Seguro Social estaba muy emocionado”, creía que eso impediría que lo deportaran, declaró María Cavazos. “Ese era su sentido de protección”, agregó.

Su familia en Estados Unidos y amigos lamentaron la muerte de Juárez Cavazos y lo recordaron como una persona despreocupada, siempre sonriente, que nunca faltaba a una fiesta en la que hubiera cervezas y era capaz de dar su último dólar a un amigo.

El servicio religioso de Juárez Cavazos fue uno de los primeros para alguna de las 39 víctimas confirmadas de Harvey, aunque la cifra aumentará previsiblemente porque otras 19 personas están desaparecidas y la búsqueda de ellas se ha intensificado de manera desesperada.

Cuando la noticia de la muerte de Cavazos se propagó por el pequeño vecindario unido predominantemente mexicano de Port Houston, sus amigos estaban devastados, dijo René Vélez, amigo de la infancia del fallecido.

En una funeraria, dos cantantes y un guitarrista entonaron el viernes en la noche himnos religiosos en español mientras el cuerpo de Cavazos yacía en un féretro azul oscuro. Lo vistieron con camisa de cuadros rojos, blancos y azules y un pantalón vaquero.

Olga Cavazos, prima del fallecido, comentó mientras veía el cuerpo que a su pariente lo distinguía siempre una sonrisa.

Los deudos cantaron en la pequeña capilla mientras decenas de personas más se reunían en un comedor próximo, donde compartían historias.

María Cavazos dijo que su primo era un hombre dedicado a su trabajo e insistió en ir a su empleo el martes a pesar de las advertencias de su compañero de cuarto y la autorización de su jefe de no presentarse a laborar ese día.

El vehículo de Juárez Cavazos se atascó en una zanja y su familia cree que intentó irse a pie pero las corrientes lo arrastraron cuando intentó cruzar andando la interestatal 10.

Juárez Cavazos fue encontrado sin vida el martes en un estacionamiento cerca de una autopista de Houston después de que descendiera el nivel de las aguas. La policía señaló que el fallecimiento de Juárez Cavazos se debió a ahogamiento o accidente.

El vehículo, encontrado al día siguiente, estaba cerrado y seco en el interior.

Juárez Cavazos, uno de ocho hermanos, no había visitado a sus parientes en la ciudad de Montemorelos, del estado de Nuevo León, en el norte de México, desde que llegó a Estados Unidos por temor a que no pudiera regresar al país.

“Es muy desafortunado que justo cuando al fin tenía la esperanza de poder viajar quizá pronto a México para ver a su familia, todo se haya ido cuesta abajo”, declaró María Cavazos.

“Lamentablemente, él regresará a México pero en una forma desafortunada”, agregó.

___

Los periodistas de The Associated Press, Brian Melley, en Houston, Frank Eltman, en Garden City, Nueva York; Andrew Welsh-Huggins, en Columbus, Ohio, y Rhonda Shafner, en Nueva York, contribuyeron a este despacho.